lunes, 29 de octubre de 2007

Las Cruzadas. La precuela.

Existe una historia llamativa que se supone que ocurrió durante las Cruzadas. Primero, un poco de historia.

Las Cruzadas fueron campañas militares para conquistar los Santos Lugares de manos de los sarracenos y turcos. Pretendidamente, eran campañas santas, amparadas siempre por el Papado, pero también eran un gran negocio para controlar el comercio del Mediterráneo y todo el mundo pretendía sacar tajada. También el Papa de turno pretendía conseguir el poder de la Iglesia Ortodoxa de Oriente y alianzas en tiempos revueltos, cuando aún se discutía el poder papal.

Las Cruzadas "oficiales" y que se consideran intentos "serios" fueron cuatro. A saber:

Primera Cruzada (1096-1099), constó de dos empresas diferentes. El Papa Urbano II predicó por ella y, al grito de "¡Dios lo quiere!", partieron a Tierra Santa los integrantes de la primera expedición, la Cruzada de los Pobres, compuesta de campesinos, artesanos y siervos pobres que respondieron a la llamada. Era un grupo desorganizado que fue aniquilando todo lo que encontraba a su paso, y que fue aniquilado en Nicea.

La segunda expedición fue la denominada Cruzada de los Príncipes, compuesta por segundones de las casas nobles, que conquistaron Jerusalén (con una matanza que no respetó edad, sexo o condición) y, de paso, que se fueron autoproclamando reyes, condes y señores de los territorios conquistados: Principado de Antioquía (que conquistaron tras un asedio de 7 meses), Condado de Trípoli, Condado de Edesa, Reino de Jerusalén.

La masacre de Antioquía. Gustave Doré. Imagen de Wikimedia Commons.

"La masacre de Antioquía" de Gustave Doré. Imagen de Wikimedia Commons.

Segunda Cruzada (1147-1149), motivada por la conquista por parte de los turcos del condado de Edesa, territorio al norte de Jerusalén conseguido en la Primera Cruzada y una de las plazas fuertes en el camino a Tierra Santa. En esta Cruzada fue la primera donde participaron los reyes europeos. Y donde todos estaban enfadados con todos, los franceses, los alemanes y los bizantinos. Y parece que no se lo montaron muy bien, porque desestabilizaron la zona, que estaba en un precario equilibro, gracias a alianzas del rey cristiano de Jerusalén y los territorios adyacentes sarracenos. Como consecuencia de esta Cruzada, en 1187 se perdió Jerusalén y los territorios cruzados del norte, menos las capitales, provocando la...

Tercera Cruzada (1189 - 1192). Gregorio VIII proclamó que la pérdida de Jerusalén era un castigo divino por los pecados de los cristianos. El primero en hacer el petate, convocar gente e irse para allá fue el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico I Barbarroja, a la sazón un anciano, que murió al caerse de su caballo y ahogarse bajo el peso de su armadura, mientras atravesaban un río.

"Muerte de Federico I" de Gustave Doré. Imagen de Wikimedia Commons. Y es que se supone que muchos del ejército se suicidaron al morir el emperador.

El segundo que se animó fue el famoso Ricardo I Corazón de León. Y es que esta Cruzada también fue muy amena. Los reales participantes, Ricardo I Corazón de León, Felipe II Augusto de Francia y Leopoldo V (que dirigía lo que quedaba del ejército de Barbarroja), tuvieron continuas disputas por quién se quedaba con las tierras conquistadas y por quién sería el rey de Jerusalén, Guido de Lusignan (que ya lo había sido hasta que Saladino lo apresó) o Conrado de Montferrato, que había tomado el mando de Tiro y era primo del rey francés.

Concluyendo, que entre todos se miraban por encima del hombro y, al final, Ricardo venció por el mínimo a Saladino, y acordaron, en septiembre de 1192, que Jerusalén seguiría siendo musulmana pero con el paso abierto a los peregrinos cristianos. Poco les aprovechó a los contendientes. Saladino murió en marzo del año siguiente y Ricardo fue apresado a su paso por Austria, por su compañero de Cruzada, Leopoldo V, que le sentó mal que, en la ciudad de Acre, Ricardo tirara su estandarte al foso, obviando así la reclamación del alemán sobre la ciudad, y quedándosela él, Ricardo. Además, Leopoldo le acusó del asesinato de su primo Conrado. Tras esta pírrica victoria, se empezó a gestar la...

Cuarta Cruzada (1202-1204). Al nuevo Papa, Inocencio III, le quitaba el sueño que Jerusalén estuviera en manos de los sarracenos y empezó a predicar la Cruzada. Los alemanes miraban con hostilidad al Imperio de Bizancio, porque querían que les hubieran dado los territorios de los Balcanes y, además, que les hubieran pagado de los daños sufridos por la expedición de Barbarroja. Y tampoco es que los alemanes le tuvieran mucha simpatía al nuevo Papa. Los franceses e ingleses, por su parte, estaban entrambos en guerra. Al final, los franceses se animaron, algunos caballeros alemanes y nobles del norte de Italia.

Pero en esta Cruzada, todo el mundo quiso sacar tajada. El objetivo primero era conquistar Egipto y por tierra no podían llegar allí. Acordaron con la ciudad de Venecia el transporte pero, una vez allí, no tenían dinero para pagar, con lo que Venecia dijo que sin dinero no hay viaje. Al final, los venecianos, viendo la oportunidad de contar gratis con un ejército, les propusieron a los Cruzados aplazar el pago si les hacían el "pequeño favor" de reconquistarles la ciudad de Zara, que les había sido arrebatada por los húngaros. Allá que fueron los Cruzados, y el Papa les excomulgó (porque no eran Cruzados para solucionarle problemas a nadie, excepto a él, claro), pero luego les perdonó.

Tomada Zara, les llegó un mensaje de que Alejo, el aspirante al trono de Constantinopla, les pagaba la deuda del viaje si le hacían el "pequeño favor" de ayudarle a ser el rey constantinoplo. Allá que fueron los Cruzados. Pero en Constantinopla se lió la cosa, porque el rey Alejo III (tío del Alejo que prometió el dinero a los Cruzados) había usurpado el trono a su hermano Isaac II, al que había encarcelado. Alejo III se largó cuando vio que la cosa se ponía fea con los Cruzados, se liberó a Isaac II de prisión y se encontraron con dos, padre e hijo, que reclamaban la corona del Imperio. Fueron coronados los dos. Y, entretanto, Alejo IV-hijo-coemperador que no pagaba a los Cruzados, porque no había ni una triste moneda, elevó impuestos, lo que hizo que el pueblo estuviera descontento. Mientras, los Cruzados que le reclaman el pago, Alejo IV que dice que no puede pagar y revuelta popular que entroniza al yerno de Alejo IV, Alejo V. Y a Alejo IV-hijo-excoemperador lo estrangulan en una mazmorra e Isaac II-padre-excoemperador muere en prisión. Y los Cruzados, entre disputa y disputa sobre quién de ellos será el rey de Constantinopla, conquistan la ciudad con la excusa de poner un emperador latino (es decir, cristiano-católico, no cristiano-ortodoxo). Y el emperador Alejo V (yerno del moroso), y todo aquél que podría ser coronado emperador, huyen como alma que lleva el diablo.

Grande fue la matanza que hicieron los Cruzados, hombres de Dios, que asesinaron y violaron todo lo que quisieron, y que expoliaron y destrozaron cualquier iglesia y monasterio, incluida la Iglesia de Santa Sofía.

Y la consecuencia de esta Cruzada fue el fin del Imperio Bizantino.

Entrada de los Cruzados en Constantinopla. Gustave Doré. Imagen de Wikimedia Commons

"Entrada de los Cruzados en Constantinopla" de Gustave Doré. Imagen de Wikimedia Commons.

Posteriormente, hubo hasta otras 4 cruzadas, más pequeñas que consiguieron resultados dispares:

La Quinta Cruzada volvió a Egipto y lograron conquistar Damietta, en el delta del Nilo. Mientras que decidían quién gobernaba la ciudad, pasó mucho tiempo, lo que hizo que se prepararan las ciudades musulmanas de alrededor con la suficiente antelación. Dos años después, se pusieron en camino a El Cairo, donde fueron derrotados y tuvieron que abandonar incluso Damietta.

La Sexta Cruzada fue una obligación que el Papa le impuso a emperador Federico II Hohenstaufen como penitencia. Federico aceptó, pero tuvo que volverse a causa de una epidemia, con lo que el Papa le excomulgó por esto, aunque la razón era que Federico llevaba años afianzando sus territorios italianos a expensas del Papado. Al final, sin permiso papal y excomulgado, se fue a Tierra Santa, consiguiendo con acuerdos diplomáticos la ciudad de Jerusalén, de la que se proclamó rey, Belén y Nazaret. El Papa le afeó lo conseguido, primero, proclamando que lo que había hecho no era guerra santa por seguir excomulgado; segundo, liberando a los Cruzados del voto de obediencia al emperador y tercero, intentando birlarle Sicilia, de la que Federico era rey, mientras estaba en Jerusalén.

La Séptima Cruzada y la Octava Cruzada fueron hechas por el rey Luis IX de Francia (San Luis) sin el consentimiento papal, al igual que la Cruzada anterior. En la primera, volvieron a conquistar Damietta y, al ir a El Cairo, tuvieron que volverse por las inundaciones y fueron apresados él y todo su ejército. Y en la segunda, proclamada por él mismo, fue a Túnez, pero para defender los intereses comerciales de su hermano el rey de Nápoles, al que le estaban estorbando los mercaderes tunecinos. La peste acabó con Luis y con gran parte del ejército.

Y, tras esta "breve introducción", creo que me he emocionado y me he pasado de largo. Para no agobiar, el miércoles sigo. Releyendo el texto, me doy cuenta de que siempre me pasa lo mismo. Al principio, resumo telegráficamente y luego me voy metiendo en la historia y me extiendo más. La Primera Cruzada (la parte de los príncipes, claro) fue generosa en milagros, se supone que encontraron la Lanza de Longino y un montón de reliquias más. Se les apareció un profeta, creo que Elías. Vamos, que fue la madre de las Cruzadas. No os dejéis engañar por mi forma extraña de resumir. Esto de las Cruzadas daría para capítulos y capítulos, y casi ninguno glorioso.



Fuentes: La Wikipedia, enlazada en el texto.


14 comentarios:

joker dijo...

Así que las tres primeras cruzadas duraron tres años... ¡ya tenemos carnaza para místicos!

Del artículo me quedo con:

-Las ilustraciones que son chulísimas.

-Federico I Barbarroja, a la sazón un anciano, que murió al caerse de su caballo y ahogarse bajo el peso de su armadura, mientras atravesaban un río. currarse un nick tan guapo pa'acabar así xDDD

-Y la parte de Constantinopla de la Cuarta Cruzada es genial... Pero no habléis muy alto, que añadiendo unos pocos nombres compuestos, nos montan una telenovela como las de antaño. xD

Muy currao, Bloggesa. Beresazos :**

susana dijo...

joe niña, como te curras los post jajaaj así se me quitan las ganas de postear cosas simples como las mias..ains, por cierto, siempre me ha parecido un tema muy curioso las cruzadas, sobre todo el aspecto religioso...no podian pifiarla mas...xd, besitos dulces, su

Bloggesa dijo...

Joker, jeje, eres un sol. Tres cruzadas que duran tres años... Es como "La Guerra de las Galaxias". Lo de Barbarroja tiene guasa, ¿es que nadie lo vio al hombre caerse? Aunque, claro, con tanta chatarra encima ser rápido era una "Misión Imposible". Y si no fuera por los despropósitos (utilizando una palabra dulce) que hicieron los Cruzados, las peleas en todas las Cruzadas por quién se queda con este terruño debería parecerse a "La guerra de los Rose". Esto quitándole "hierro" al asunto. Un bereso, guapo.

Susana, por favor, ni se te ocurra dejar de postear. Que iba a hacer un pequeño resumen a modo de introducción y mira lo que he hecho. Me encantan tus post. Lo del aspecto religioso de las Cruzadas, parecen más unos ejércitos de psicópatas que otras cosas. Se pasaban por el forro lo que les daba la gana. Unos sinvergüenzas, como mínimo.
Un beso, preciosa.

Igrein dijo...

Joooooooderrrrr... pedazo de entrada al post... aunque con la currada que te has pegado ya te lo puedes montar bien el próximo... porque yo estoy en ascuasssssss... jjejeje...

Un besazo!!!!

PD: Lo siento, pero esta vez no se me ocurre una cochinada para ponerte... :( jajajajaa

zendal dijo...

¡Madre mía! ¡Eres mejor que una enciclopedia! :)

Siempre me ha sorprendido, como relgiones como grandes masas de cristianos, que supuestamente defienden el amor, la humildad, el poner la otra mejilla y todo eso... ¡en cuanto han tenido ocasión, en nombre de su Dios, se lanzan a la guerra, la masacre y la barbarie que haga falta!.

La gran paradoja de las religiones...

Bloggesa dijo...

Igrein, gracias, eres un solete. La historia creo que merece la pena. Un beso.

Zendal, gracias a ti también. En este post la verdad es que me he cortado un poco con eso de las masacres, porque hay algunas descripciones que ponen los pelos de punta y eso que en la Wikipedia también se habrán cortado. La verdad es que si tan piadosos eran, hubiesen merecido que se abriera la tierra y se los hubiera tragado en cuanto tuvieron el primer pensamiento de ir a Jerusalén, que la dejaron regada de sangre, y el camino también.
Un abrazo, guapo.

Tale dijo...

Hace años tuve la oportunidad de visitar Akko donde están los restos de la fortaleza que tenían por ahí esos señores (le llamaban San Juan de Acre). Impresiona la magnífica construcción (para los tiempos que corrían) y los túneles subterráneos de salida.

Pero me da que en lo de las cruzadas lo de la religión era una excusa. Que tal vez iban a buscar armas de destrucción masiva.

O algo así...

Felicidades por la erudición. Im-presionante.

donde duende??? dijo...

Eso se llama resumir y lo emas es tonteria¡¡¡lo que has resumido ha sido...ummmmmm...esper que lo piense...nada???jajajaj...ya se a quien no decirle que me resuma un libro¡¡¡porque seguro que el resumen tiene mas paginas que el propio libro¡¡¡¡jajajjajaja...

Por favor, no quiero resumenes de collejas¡¡¡porque sino nunca terminaras¡¡¡yo la version corta, es decir, la normal¡¡¡jajajaja...

En definitiva, y esto era lo que esperabas¡¡¡¡si es lo que tienen los abuelos¡¡¡¡que empiezan a contar batallitas y no ven el final¡¡¡¡jajajajajjaja...

Besitos

Katty dijo...

Siempre había pensado (ilusa de mí) que realmente las Cruzadas se habían impuesto con motivo religioso,es decir la de "convertir" a los infieles a la religión católica.

Tal y como lo has contado ( y lo has contado perfectamente)entiendo mejor de qué fue todo..Un intento de conquistas y reconquistas motivadas por la codicia y la sed de poder, de tierras y de riquezas. Total, hoy en día hay nuevas "cruzadas" aunque ya no tengan como excusa la religión..o sí..Oriente contra occidente eternamente enfrentados por las riquezas que tienen los primeros. Por ejemplo:
Bush y su gobierno crean un "eje del mal" con los países que enturbian sus planes y los intentos de meterse en todo país donde hay petróleo con excusas salvadoras. Y Bin Laden y los suyos por otro lado llamando a una "Guerra Santa".
Mientras haya religiones, habrá excusas para hacer guerras. Cuando no haya tales excusas, se buscarán otras. En fin..
Gracias por tu post, bloggesa.
Ah, tienes que contar aún eso que querías explicarnos que pasó durante las cruzadas. Supongo que habrá un segundo post sobre el tema.
Besos

Bloggesa dijo...

Tale, porque no sabían lo de las armas de destrucción masiva, que si no, seguro que ponen esa excusa. O que se iban a comprar tabaco... Me parece que la excusa era lo de menos. Un beso.

Duende, he hecho un resumencillo de nada para lo que hay. Si me extiendo, alucinas en colores, chavalín. Y eso de contar batallitas me ha llegado al alma... Qué feo eso que me has dicho. Jo.

Katty, ¿convertir a infieles? ¡Qué va! Creo que no hicieron ni una conversión. Y no te dejes engañar, las guerras sólo se hacen por dos motivos, antes sobre todo era por tierras, y ahora se ha añadido el poder, como bien dices. Sólo tierras y poder. Y quien diga lo contrario, miente. La excusa ya la elaborarán según les convenga. Un beso.

El futuro bloguero dijo...

Brutal Bloggesa, que montón de información. Me ha encantado el párrafo que dice:

Pretendidamente, eran campañas santas, amparadas siempre por el Papado, pero también eran un gran negocio para controlar el comercio del Mediterráneo y todo el mundo pretendía sacar tajada.

Me ha recordado ciertas campañas que pretendidamente pretendían liberar al mundo de un dictador malo y salvar a los pobrecitos ciudadanos irakies... ¿y a lo mejor lo que pretendían era sacar tajada?

Por el precio del petróleo, parece que todo va tal como estaba previsto,... algunos se frotan las manos... mientras leen el número de muertos del día, si es que los leen.

Alguien sabe cuantos muertos van en el mes de octubre en Iraq? Ya ni sale en las noticias...

Y lo más fuerte es que habrá quien se crea que una pretendida divinidad estaba detrás de todo esto.

Dios lo quiere, como decía Urbano. Jodér, pues si lo quiere Dios, qué le vamos a hacer...

En ocasiones oigo voces...

Bloggesa dijo...

Futuro bloguero, ¡qué mal pensado eres!

Pues tenemos el Brent a niveles máximos. Con lo que o les ha salido de culo o les ha salido negocio redondo. Aún no lo tengo claro. Creo que más bien lo segundo. Ya veremos. Tendremos que volver al carro y al burro. Empezaré a mirar hipotecas para comprar un establo calentito.

Un abrazo.

donde duende??? dijo...

Jajajajaj...ayyyyy....que se ha puesto mimosona nuestra bloggesa¡¡¡jajajajja...pero se te han olvidao las collejas,no???yo quiero mi racion de collejas¡¡¡¡¡¡jo.

Besos y abrazos para la abuelita del duende¡¡¡¡jajajajjaja...cuidado con el Lobo deJoker¡¡¡¡que lo que quiere es llevarte al huerto, par enseñarte lo grande que tiene...los dientes y los ojos¡¡¡¡¡que sois todos unos mal pensados¡¡¡¡¡y ahora no digais que no, que todos habeis pensado lo mismo¡¡¡¡gandules¡¡¡¡¡jajajajja...

Bloggesa dijo...

Si es que eres muy trasto, duendecillo.

Del Lobo "feroz" ya tengo cuidado, que no me engaña y aunque se disfrace de seda, lobito se queda. Pero lobito encantador.