martes, 29 de enero de 2008

Un caluroso día de agosto

Imagínate que es Agosto, exactamente el día 24. Vives al lado del Mediterráneo, hace calor, tal vez es un día de bastante calor y ya ha pasado el mediodía. Estas esperando que llegue la 1 para dejar de trabajar e ir a comer. Hoy te apetece algo fresco, al menos un buen vaso de agua. Esta tarde no podrás trabajar. Aún estando bajo el toldo, hace demasiado bochorno y mejor se estará echado a la siesta. Después de comer no habrá mucha clientela. ¿Quién se atreverá a salir a la calle?

Mañana hay mercado y tienes que terminar unas piezas que estás haciendo en el torno. Lo malo es tener que utilizar el horno para que se seque el barro. Y tiene que ser cuando caiga el sol, porque si no, no aguantas cerca de él. Luego, por la noche, pintarás esa vasija con el pigmento azul que compraste ayer. Al final, siempre con prisas. Si no fuera por el calor... De todas formas, te viene bien. Por la noche se trabaja mejor. Y para mañana estará seco y podrás venderlo, junto con el resto de vasijas que has hecho la última semana.

En verano, otros años la venta ha decaído. Pero este año, los dioses han sido generosos contigo. Todo el año han habido pequeños terremotos que han hecho poco a poco añicos las vajillas de los habitantes de la ciudad y han tenido que reponerlas. Malo para los clientes, bueno para ti. No hay mal que por bien no venga.

Ya es hora de comer. Se empieza a sentir un temblor en la tierra. Sonríes. Mañana puede ser un buen día.

El terremoto se hace más violento. Apenas puedes mantenerte en pie. Las vasijas caen al suelo. Se oye una gran explosión. ¡Por Júpiter! ¿Qué sucede?

Levantas la vista al cielo y hay una gran nube que está ocultando el sol. Empieza a caer ceniza del cielo. Ya no sonríes. Algo te dice que, tal vez, mañana no tiene porqué ser un buen día en absoluto.

Fotograma de la serie británica "Pompeya: el último día", hecha por la BBC.

El 24 de Agosto del año 79 de nuestra era, a las 13:00 horas aproximadamente, el Vesubio entró en erupción con una explosión 100 veces mayor que la potencia de la bomba de Hiroshima, que hizo que la parte de la cumbre de la (hasta entonces) montaña desapareciera. Esta violenta erupción provocó una nube de polvo, gases y materia incandescente que alcanzó los 30 kilómetros de altura, y que fue visible en kilómetros a la redonda. Como primera consecuencia, la ciudad de Pompeya, con 20.000 habitantes, desapareció del mapa.

Previamente, se habían registrado terremotos en la zona. De hecho, 17 años antes habían sufrido un terremoto que produjo daños importantes en las ciudades de la zona. Y sirvió para que se reconstruyeran más suntuosamente. Porque los romanos desconocían el posible significado de los terremotos. Para ellos, y para cualquiera, el Vesubio era una montaña (no tenía cráter siquiera). Y no sabían nada de vulcanología. De hecho, no hay en latín ninguna palabra que defina un volcán. La palabra vulcanología es una palabra moderna.

El monte Vesubio desde satélite.El monte Vesubio desde satélite.

Al principio de la erupción, los habitantes de los pueblos alrededor del Vesubio estuvieron tranquilos. No tenían nada qué temer, porque no sabían qué era lo que tenían que temer.

La nube piroclástica que formó el volcán arrasó la ciudad de Pompeya sin dar tiempo a evacuar organizadamente ni a huir desorganizadamente. Una nube piroclástica es una mezcla de lava y gases. La lava se enfría rápidamente al contacto con la atmósfera, convirtiéndose en arena incandescente. Cuando la masa de la nube piroclástica es muy alta (es decir, pesa demasiado), en vez de subir se comporta como ríos de lava, bajando por las laderas del volcán y arrasando todo a su paso. Esto es lo que pasó en Pompeya. La ciudad fue "solidificada" bajo una nube de gas y polvo que mató a sus habitantes, como si echáramos cera sobre una casa de muñecas.

Un testigo de excepción fue Plinio el Joven, que vió el fenómeno desde lejos y describió la nube que se formaba. Su tío, Plinio el Viejo, curioso, quiso verlo todo más de cerca y se hizo al mar desde Miseno, 30 kilómetros al oeste del volcán, desde donde se veía la nube. Desembarcó a casi 5 kilómetros al sur de Pompeya, en Stabia, porque les fue imposible hacerlo en las playas cercanas. Intentaron hacerse a la mar al día siguiente, pero no pudieron embarcar y, al intentar huir por tierra, Plinio el Viejo murió asfixiado en la playa.

Zonas de alcance de la erupción del Vesubio

En aquella época, Pompeya se encontraba a la orilla del mar y al lado pasaba el río Sarno. La erupción creó una playa, alejando la ciudad de la costa y desvió el curso del río.

El resultado fue que Pompeya se "conservó", al igual que otra pequeña ciudad más cercana al volcán, Herculano, de unos 5.000 habitantes. Y digo se "conservó", aunque debería decir desapareció de la memoria de los hombres con el transcurso del tiempo, bajo capas y capas de ceniza volcánica.

Fueron descubiertas en el siglo XVIII, Herculano en 1738 y Pompeya en 1748. En realidad, parece que se descubrieron en 1550, por el arquitecto Fontano que, excavando un nuevo curso para el río Sarno, se encontró (mala suerte la suya) con frescos eróticos. Y como en el siglo XVI era muy puritanos, los volvió a tapar. Esto no está demostrado, pero la zona de los frescos eróticos, cuandos empezaron las excavaciones sistemáticas, los informes de la época hablan de que se habían desenterrado y vuelto a enterrar con anterioridad.

Fotografía de una erupción del Vesubio el 26 de Abril de 1872Fotografía de una erupción del Vesubio el 26 de Abril de 1872.

Las excavaciones de Pompeya han revelado una forma de arqueología diferente a la que están acostumbrados los estudiosos. Casi todo está intacto: casas, pinturas, maderas, utensilios... e incluso personas. Encontraban, a veces, huecos en la ceniza compactada de personas. El arquelógo Giuseppe Fiorelli, en 1860, tuvo la idea de rellenar los huecos con yeso, donde se puede apreciar perfectamente a las personas. Había tenido la idea de poner alguna foto, pero mejor os dejo el enlace. Es que dan un poco de pena.

Una calle de Pompeya en la actualidadUna calle de Pompeya en la actualidad

Si tenéis tiempo, el artículo de la Wikipedia es muy bueno y hay un montón de fotografías con los frescos (eróticos y no eróticos), casas, calles, edificios, esculturas... Merece la pena echar un vistazo. Os dejo los enlaces: Wikimedia Commons (fotografías), Pompeya y Monte Vesubio.


Para terminar, si pensáis en ir todos este próximo verano a admirar in situ Pompeya, pongo otro bonito enlace, que habla de que la segunda gran desaparición de Pompeya la están haciendo los turistas, por erosión y robo (hay que ser malnacido) y la contaminación. Y para los que no puedan o no quieran ir, hay una página con reconstrucciones por ordenador.

La fuente para el post es la Wikipedia y las fotos son de Wikimedia Commons.


23 comentarios:

joker dijo...

¡Vaya articulazo tas marcao!

Me encanta el inicio... Éste debería ir derechito a Delicatessen ;)

Un beresazo :**

kutxi dijo...

Coincido con Joker, la manera de introducir la historia es sencillamente magistral.

Bloggesa dijo...

Joker, Kutxi, pues muchas gracias a los dos, que siempre me han quedado este tipo de relatos recreados muy flojos.
Besotes a los dos.

yo voto al pp dijo...

Una historia muy triste. Espero que nunca se acabe el mundo de tal manera.

Saludos cordiales

A. dijo...

¡Pobre Pompeya en lo que se ha convertido y pobre gente la que tuvo que morir de esa forma! Los volcanes siempre están dormidos y en cualquier momento despiertan y destruyen todo a su paso. Vivir junto a un volcán no me parece buena idea, aunque lleve mil años sin hechar humo me da cierta aprensión. Te has currado el post, como siempre.
A.

susana dijo...

uf con la imaginación que tengo, casi notando el olor a ceniza xd jajajaa, ains pero que buena eres...

SoMeZiNg dijo...

sabes que deberias ser?? profe de historia. ¿como puede ser posible que enganches desde la primera letra hasta la ultima???

La verdad es que pompeya me atrae un monton, pero el problema es "ese", que a mucha otra gente le atrae un monton tambien y la ciudad se esta echando a perder....

Le Mosquito dijo...

Miedo me da... el volcán, los volcanes.
Pero qué buena, buenísima introducción -impecable- y desarrollo, Bloggesa.
Nada que añadir, sólo que disfruté como un mosquito.
Gracias.

Bloggesa dijo...

Yo voto al pp, como sigamos haciendo las cosas tan mal y prestando oídos a primos, acabaremos bastante achicharrados, y no sólo en sentido figurado. Un abrazo.

A, pues me gustaría que vieras cómo de poblado están ahora los alrededores del Vesubio. O de Tenerife, o Hawaii. Que si lo piensas, no vives. ¿Sabes? Hay 18 pueblos en la zona roja (200 kilómetros a la redonda), donde viven unas 600.000 personas. Y tendrán hasta hipotecas. Asombroso, ¿verdad?
Bienvenida, A. Un abrazo.

Susana, da cosilla, ¿a que sí? Al menos, fue relativamente rápido. Besotes.

Somezing, ¿profe de historia? No, que luego los niños son muy ca...lculadores y ponen el polvillo de la tiza en en la silla de la profe. Nada, nada, mejor aquí, qué descanso. XD
Un beso, guapa.

Le Mosquito, muchísimas gracias a ti. Es la primera vez que consigo una recreación que merece tantos parabienes. Me encanta que os encante. Un abrazo, salao.

El futuro bloguero dijo...

Parece el principio de una película, yo también te felicito por la recreación...

Pompeya me recuerda también a Pink Floyd y su concierto...

Qué curioso lo que dices de los Pompeyanos sin conocer palabra para volcán, teniendo al dios Vulcano, el marido de Venus, entre los mitos y dioses romanos...

Pobres, menuda sorpresa.

Mad Hatter dijo...

¿Frescos eróticos? ¿Vasijas de barro? ¿Alfarería? ¿Ciudad fantasma? ¿Gosht?... ¡¡¡Demi Moore!!! Ay, hija, si es que la cabra siempre tira al monte, aunque éste sea un volcán (je, je).
¡Enhorabuena por la excelente entrada, "Bloggesa"!

donde duende??? dijo...

Impresionante¡¡¡¡anonadado me dejas¡¡¡anda que al pobre pompeyano...encima que le fastidian las vacaciones en Agosto, se jode y se le rompe todo el trabajo hecho¡¡¡
Y ahora que lo pienso...te imaginas que trauma ser de Pompeya???

(Recreación de una conversacion de un habitante de Pompeya ON)

-Yo soy de Pompeya, por tanto soy un pompeyano¡¡¡(risas y siguientes comentarios)
- Ea, pues agarra el...
-Pues te la meten por el...

(Conversacion OFF)

Jajajajaj...muy buena la historia y me uno a la idea de Somezing¡¡¡tu como profe de historia molaba¡¡¡seguro que muchos estudiarian mas¡¡¡¡aunque si te llegasen a tocar individuos como yo...jejejejje


Besitos lavosos y cenicientos¡¡¡jajjaja...como me invento las palabras¡¡¡

Bloggesa dijo...

Futuro bloguero, no es que no conocieran la palabra, es que no conocían el concepto. El único volcán que conocían era el Etna y pensaban que era único. La palabra se "inventó" posteriormente para dar un nombre a la ciencia del estudio de los volcanes. Sí que tuvo que ser una sorpresa, y gorda.
Un beso.

Mad Hatter, extraño hilo de pensamiento que une Pompeya con Demi Moore. Pero bien seguido el hilo, aunque yo hubiese desembocado en... ¡¡¡Patrick Swayze!!! Si es que los mitos adolescentes marcan. Gracias, guapo.

Donde duende, ¿y si el gentilicio fuera pompeyés? ¿o pompeyense? ¡No! ¡No digas nada que ya te veo venir! Cachis... XD

Chicho dijo...

Eres como el National Geographic....
impresionate la descripción de lo ocurrido....

Sergio dijo...

Menos mal que no vivo al lado de um volcán XD

abrazosss

PD¡Qué reportaje gráfico te has montado!

_::Sergio::_

susana dijo...

hoy te he mencionado en un post...jajaja comparándote con una fuente de sabiduria....

Bloggesa dijo...

Chicho, menos mal que las fotos no las he hecho yo, las del volcán. Tuvo que ser tremendo lo ocurrido allí. Este tipo de catástrofes son devastadoras, recordando la del "Nevado del Ruiz". Se me pone hasta la piel de gallina.
Un beso, feliz viaje.

Sergio, bienvenido. Buscando si no tenías por qué preocuparte, he encontrado material para un post. Para la semana que viene estará. Gracias por la idea. Un abrazo.

Susana, ya te he visto. Te has pasado tres pueblos. Una fuente, en todo caso unas gotitas, como mucho. Además, si yo, en todo caso, lo que demuestro es que aprender (y enseñar) no tiene que ser un rollo. Un besote grande, elige tú el tipo, mimosona.

Carlos Martinez dijo...

Nada; por unanimidad de somezing y mia: profe de historia. Y si hay que volver a la época de la colleja escolar se vuelve, pero contigo de seño no creo yo que haga falta.
http://mishuevos.blogia.com/

Bloggesa dijo...

Carlos, que no, muchacho, que luego os revolucionáis, sentís que no tenéis ganas de trabajar y me pervertís llevándome de cañas o algo así. Que ya os conozco yo.
Un abrazo.

Tale dijo...

Eh!

yo tuve la suerte de visitar Pompeya hace unos años y ni rompí ni me llevé nada.

Lo que es realmente impresionante de ver es la urbanización de la falda del Vesubio por parte de los napolitanos. El día que le de por volver a entrar en erupción (y según los técnicos pasará) eso sí que va a ser una catástrofe.

Besos de vuelta

Bloggesa dijo...

Tale, muy bien, un turista responsable. No puedo entender cómo hay gente que se lleva un trozo de una ruina. ¿Para qué? ¿En tu casa de qué carajo te sirve? ¿Para demostrar que eres tonto de remate?

En Google Maps estuve viendo el Vesubio. Hay allí un huevo de gente. Supongo que, si pasa algo, ya se harán los sorprendidos las autoridades, diciendo que era imprevisible. Claaaaro, un volcán que está activo y que cada poco pega un petardazo, uno de los gordos durante la Segunda Guerra Mundial. En 1944 destruyó 3 poblaciones y 88 aviones bombarderos. Como para pagar tranquilamente una hipoteca. Un besote, guapo.

Peggy dijo...

muy buen articulo ...caigo aqui por casualidad ,,,me gusta el blog :) kiss

Bloggesa dijo...

Pues, Peggy, invitada estás a pasarte cuando quieras. Eso sí, primero los exámenes... ¡Ánimo! Un abrazo.