lunes, 26 de noviembre de 2007

¡Hacia el oeste y más allá...!

No se puede negar que Erik Thorvaldsson era un hombre inquieto. Tuvo que huir de su país, Noruega, debido a "cierta matanza", como comentan los escritos. Así es que cogió su barco y se fue a Islandia, a construir un nuevo hogar. Pero allí las cosas no fueron como esperaba y por culpa de unos asesinatos (¡vaya genio!), fue de nuevo desterrado. Entonces, ¿a dónde ir?

Erik el Rojo. Imagen de Wikimedia Commons.Erik el Rojo

Al oeste de Noruega estaba Islandia, ¿y al oeste de Islandia? Se rumoreaba que había tierra. Pues allá fue. Y durante su exilio estuvo explorando ese nuevo oeste, misterioso y desconocido. En la costa este de la nueva tierra, la más cercana a Islandia, había hielo, condiciones muy extremas para la gente. Bordeando por el sur, descubrió en la costa oeste grandes zonas libres de hielo, donde podría prosperar una comunidad.

Y, acabado el período de tres años de destierro, volvió a Islandia y contó maravillas de una nueva tierra al oeste, que llamó Groenlandia, "Tierra verde", porque creía que con un bonito nombre atraería a colonos islandeses. Un nombre mucho más atractivo que Islandia, "Tierra del hielo". (Y creemos que el márketing es del siglo XX.)

El plan le funcionó y en el 985 d. C. salieron a la mar desde Islandia 25 embarcaciones, de las que llegaron 11 a tierras groenlandesas (del resto, algunos regresaron y otros se perdieron en el mar). Crearon dos asentamientos en las dos únicas zonas donde se podía cultivar y, durante los veranos, viajaban al norte para conseguir carne de foca y provisiones para el invierno siguiente.

Erik era el Jefe Principal, la mayor autoridad de aquella tierra, que llegó a albergar 3.000 almas. Cada año llegaban más gentes de Islandia, demasiado poblada. Pero en 1002, unos inmigrantes islandeses llevaron a Groenlandia una epidemia que diezmó la población, matando al propio Erik, el Rojo.

A pesar de la enfermedad, los asentamientos se recuperaron y siguieron viviendo allí, pero sólo hasta el siglo XV, hasta poco antes de la llegada de Cristóbal Colón a América, debido a los piratas, los ataques de los Inuit y a la Pequeña Edad de Hielo (período de varios siglos donde la temperatura en el Hemisferio Norte fue más baja).

A Erik le falló su intuición, porque podía haberse salvado, tal vez. Meses antes, su hijo Leif le invitó a ir con él más al oeste, a otra nueva tierra, pero, como cayó del caballo durante el camino lo consideró un mal presagio y decidió quedarse en Groenlandia.

Leif Erikson nació en Groenlandia en el 970. Y oyó a Bjarni Herjólfsson como contaba que, yendo a Groenlandia desde Islandia, buscando a su padre que se había marchado con Erik el Rojo, se había desviado a causa del viento y había visto una tierra verde poblada de árboles, muy diferente de como le habían dicho que era Groenlandia, llena de glaciares. Que la había bordeado varios días hasta que otra tempestad le había llevado más al norte y, al cabo de unos días en alta mar, había vuelto a ver tierra y desembarcó, casualmente, cerca de la casa de su padre.

Leif, tomando como referencia el relato de Bjarni, se hizo a la mar en el año 1000 y llegó a esa tierra verde a la que llamó Vinland, abundante en salmones y pastizales, donde tuvo que pasar el invierno, porque era imposible viajar hasta la llegada de la estación cálida. Posteriormente, estableció una pequeña colonia, a la que llamó Leifbundir, con su hermano Thorvald, su hermana y su mujer.

Pero la vida no les fue muy bien con los habitantes de la región. Tuvieron una visita de 9 nativos, de los que mataron a 8 y uno escapó, volviendo poco después con más nativos que atacaron el asentamiento. Murieron tanto de una parte (Thorvald, el hermano) como de otra. A pesar de esto, pudieron tiempo después establecer una mínimas relaciones comerciales entre los vikingos y los nativos (leche, tejidos, pieles). Esa paz duró algún tiempo, hasta que otro nativo fue asesinado por intentar robar un arma y los vikingos fueron atacados de nuevo. Leifbundir y sus habitantes volvieron a ganar la escarmuza, pero consideraron que, sin apoyo militar, la supervivencia se tornaba muy difícil y abandonaron la aldea de Leifbundir y la tierra de Vinland para siempre.



Toda la historia de Leif Erikson se consideraba una leyenda, un cuento, una ilusión, porque en realidad habla del descubrimiento y establecimiento de europeos en América unos 500 años de la llegada de Cristóbal Colón. Y no se había encontrado ninguna evidencia de restos vikingos en América del Norte. Sí que se consideraba probada la colonización de Groenlandia por Erik el Rojo, supongo porque habrían descubierto los asentamientos y restos arqueológicos vikingos. Tanto la historia de Erik como la de su hijo Leif forman parte de las sagas nórdicas (escritos medievales de leyendas o relatos antiguos), concretamente la Saga de Erik el Rojo.

Estatua de Leif Erikson ante la iglesia llamada Hallgrímskirkja, en Reikjavik, Islandia.Estatua de Leif Erikson ante la iglesia llamada Hallgrímskirkja, en Reikjavik, Islandia.

Hasta que, en 1961 tuvieron que revisar las antiguas leyendas, porque encontraron, en la zona llamada L'Anse aux Meadows, restos arqueológicos de 8 edificios vikingos (tres dormitorios, una carpintería, una forja y tres almacenes), es decir, la aldea vikinga de Leifbundir, en la isla de Terranova, que como Vinland la había bautizado Leif Erikson. La aldea fue catalogada en 1978 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Exterior de cabañas reconstruidas en L'Anse aux Meadows. Imagen de Wikimedia Commons.Exterior de cabañas reconstruidas en L'Anse aux Meadows

Tras el abandono de Leifbundir, los contactos entre Groenlandia y América se redujeron a la recolección de madera y hierro por los vikingos en Markland, la costa de la isla Labrador, descubierta también por Leif.


27 comentarios:

SOMEZING dijo...

ayyyyy, erik el rojo. quiero ir a noruega, pero no encuentro el momento porque no tengo acompañantes. Groenlandia me han dicho que es una pasada pero eso para más tarde.

me gustan las leyendas.

Bloggesa dijo...

Somezing, déjalo aunque sea para el verano. ¡Qué frío ahora, muchacha! ¿No se anima Flat?
Un beso, chica de las rodillas al mundo. ;D

donde duende??? dijo...

Jajajjajaja...anda que no tenia malas intuicones Eric¡¡¡¡no voy a ir porque me da mala espina¡¡¡pues toma¡¡enfermedad y para el otro barrio¡¡¡jajajajjaja...
Les faltaba una buena comidita y un buen orujito¡¡¡¡jajajajajjaja...

BEsitos

kutxi dijo...

Es que menudos son los islandeses!!

http://youtube.com/watch?v=HUsf9yUGejE

:-D

Bloggesa dijo...

Duende, con una "chuletita" y un chupito de orujo se les pasaba el frío, los males y todo... Y se afinan mejor las intuiciones. XDDDD
Un besote, campeón.

Kutxi, lo primero es que pedazo de acentazo de los islandeses. Y lo segundo... esto... capto la mayor parte, pero que mi inglés es flojillo...
Un abrazo.

Argantonios dijo...

Ya decía yo que un país de hielo llamarse verde no cuadraba mucho jaja estaba hecho un maestro del marketing el tío jaja los vikingos los primeros europeos en llegar que dicen, porque lo que es descubrir América los primeros ya sabemos que fueron los antepasados de los amerindios, ...otra vez los indios a relucir jaja un saludo.

Norma dijo...

Llega a vivir un poco más el hombre y llega a Japón!!!!


Harás crónica, si, porfa?!?!?!?!?



:)

Ansiouxlover dijo...

Confusiones históricas y leyendas, siempre han ido de la mano, y el paso del tiempo hará que las confusiones cada vez sean más evidentes.

Saludos

Bloggesa dijo...

Argantonios, Erik era bien listo y eso del nombre estuvo sublime.
Y los primeros en llegar a América poco les importaba el nombre y si eran o no los primeros. La manía de poner nombre y apellidos. Si Colón murió pensando que había llegado a Japón.
Un beso.

Norma, vaya familia de cabezones. Si llega a vivir un poco más, llega a Noruega por el otro lado. La crónica, como muy tarde, la haré mañana por la noche. Sí, claro que habrá, con fotos y todo.
Un besazo, guapa.

Ansiouxlover, tienes razón. Muchas leyendas (léase lugares míticos) han tomado forma física ante los ojos más incrédulos. Un abrazo.

kutxi dijo...

Bloggesa, viene a decir que un islandés descubrió América y que era amigo de los indios. Y que es una pena que los islandeses no colonizaran América porque ahora todos los indios seguirían vivos. Bueno, quizás todos no, pero algunos. :-DDD

Bloggesa dijo...

Kutxi, si le liaban de pelea con todo kiski. Pues menuda leche se gastaban el padre y los hijos por nada. Según la saga de Erik el Rojo, tuvo que salir por patas de Islandia por haber matado al vecino, al que le había prestado una pala y éste se la había prestado a otro sin consultarle. Un angelito, vamos.

Un beso. ¡Qué planta más fea sale de mi HTML!

Argantonios dijo...

¡cómo se las gastaba el Erik! jaja, pero aún así, igual lo que dice kutxi hubiera sido verdad, seguro que se hubieran llevado mejor los indios con éstos que con los usurpadores que fueron después,.....eso sí, no prestes su pala sin su permiso, que la cosa se pone chunga jaja un saludo

Tale dijo...

A mí me gustaba más Vicky el Vikingo (esto entusiasmadooo!)XDDD

bueno, bueno. Resulta que los tales vikingos iban buscando asentarse por donde podían, cosa que visto el tiempecillo que hace por esas tierras y sus largas noches de invierno no es de extrañar. Parece que en sus incursiones llegaban a remontar el ebro hasta zaragoza y todo.

Esta claro que si estás tranquilamente al sol y tomando pescadito frito, da mucha más pereza irse por ahí a montar poblados con el barco.

Bloggesa dijo...

Argantonios, entre vikingos, mejor no tocarse la p...ala. XDDDDDDD

Tale, hablando de Sevilla, sol y pescaíto frito, los vikingos remontaron el Guadalquivir y saquearon Sevilla durante 7 días, allá por el 844. Y remontando el Ebro, por afluentes, llegaron a Pamplona.Aquí la referencia en la Wikipedia. Al final del artículo hay una referencia a un libro que trata el tema. Para alucinar...

Norma dijo...

No me lo puedo de creer!!! :O

Norma dijo...

Alfonso X casando a su hermano con una princesa noruega... pariente de un Haakon... y aquí rasgándose las vestiduras por la Eva Sannung... si es que todo está inventado!!!! jejejjeje

Bloggesa dijo...

XDDDD
Norma, es que en aquella época sí que había "tomate". ¿Te imaginas unos "juglares del corazón" persiguiendo a princesas y duquesas para entrevistarlas y luego hacer canciones satíricas? Les hubieran arrancado las cabezas como gambas a los juglares.

Voy a ponerme con la crónica ;DDDD

Un beso.

El futuro bloguero dijo...

Impresionante documentación.

Y debió haber otras invasiones incluso anteriores. Noto gran parecido entre los peruanos y los japoneses:

- fisicamente
- altura, color de pelo, ojos rasgados
- música pentatónica
- cebiche/sushi,

No sé, seguro que en la epoca de continentes más unidos debieron viajar. ¿No crees?

Bloggesa dijo...

Futuro Bloguero, así, a bote pronto, tengo entendido que el poblamiento de América se dió por dos frentes: el estrecho de Bering, al norte, y por el sur, "saltando" de isla en isla del Pacífico. Creo que había una ilustración estupenda por ahí, que vi buscando otra historia.

Investigaré...

Argantonios dijo...

Algo de verdad hay en lo de japoneses en Perú, pero muchísimo más tarde. Hubo una emigración de japoneses a Perú en el S. XIX, por ejemplo el mala persona de Fujimori descendía de estos japoneses que se aposentaron en Perú. Yo aquí tuve una compañera de trabajo peruana que tenía abuelos japoneses por parte de madre o padre, no recuerdo, y ya que se mencionó Sevilla, a Coria del Río llegó un grupo de japoneses en el S. XVII, de ahí deriva el apellido Japón:

http://ecmes.wordpress.com/2006/05/04/japon-y-sevilla/

Bloggesa dijo...

¡Bravo, Argantonios! Eres un colaborador estupendo. Pensaba que el caso de Fujimori era algo puntual, no un movimiento migratorio. ¡Qué interesante!
Pues me has salvado la reputación, porque ando bastante liada y no me estaba dando tiempo. Muchas gracias.

susana dijo...

pos yo toi enfada, esperaba diario de bloguellon, esto no vale ea

Bloggesa dijo...

Mujer, Suuu, que estoy más liá que la pata de un romano. Mira, esta noche, ya con las fotos chachis, me pongo y no me levanto de la silla hasta que no lo termine, aunque sean las 1000 de la noche. Y tú no te enfadas. ¿Trato hecho?

Argantonios dijo...

Tú sí que nos ilustras con tus artículos mujéee (como dirán por Coria jaja) ;-)

Igrein dijo...

jo... yo quiero ser rica y aprenderme todas la historias y ir a todos los lugares donde sucedieron... jo... yo quiero ser rica...

No te quejes, tu molas porque cuentas historias que me gustan, así que te llevaría... a que ahora te gusta más la idea... jejeje...

Un besote!!!

Katty dijo...

Vikingos llegando a América..mmmm..ciencia ficción o realidad, quien sabe. La historia no es mi plato fuerte, aunque leyendo tus posts me dan ganas de degustarla más.
Besillos

Bloggesa dijo...

Argantonios, favor que me haces. Lo bueno es que nos ilustramos todos. Gracias, guapo. Un beso.

Igrein, reina, la verdad es que se pueden hacer unos viajes interesantísimos. Echemos a la lotería a ver quién se hace rica antes y nos marcamos un viajecito. Un abrazo. ¿Cómo sigues, por cierto?

Katty, no lo dudes, realidad-realidad. Pero supongo que lo consideran un intento fallido, porque tuvieron que salir por patas. Me apunto otra historia curiosa de la que me acabo de acordar para otro post.

MENSAJE PARA SUSANA Y DUENDE: Que hoy no va a poder ser lo del post bloguellonil, que el ordenata está sin memoria para descargar las fotos. Mañana, de verdad, toca. Un beso.