viernes, 30 de mayo de 2008

Piratas (3ª y última parte)

A partir del siglo XV, floreció en el Caribe la piratería.

Como ya había dicho, existían varias clases de piratas. El corsario trabajaba por cuenta de un rey, y el botín era propiedad de la corona, del que recibía una parte. En ralidad, su función era entorpecer el tráfico de los países rivales con sus colonias, intentando conseguir la supremacía naval. Sus acciones eran, sobre todo, en alta mar.

Los bucaneros eran, en un principio, habitantes de la zona occidental de la isla de La Española. Se les llamaba así porque cazaban animales y ahumaban la carne con el bucán, una rejilla de madera. En su mayoría eran aventureros franceses que habían aprendido a ahumar la carne y curtir la piel de los amerindios, que vendían a quien quisiera comprar. Los bucaneros se dedicaban, sobre todo, al pillaje, saqueos y asaltos. Al contrario que el resto de piratas, no reconocían jefe, no se sometían a ningún tipo de orden, no existía entre ellos jerarquía.

En los siglos XVII y XVIII, los bucaneros tuvieron su base en la Isla de la Tortuga, al noroeste de la actual Haití, fácil de defender y complicada de conquistar. Allí fundaron la Cofradía de los Hermanos de la Costa, que se regían por una especie de constitución compuesta por 5 leyes:

  1. Ni prejuicios de nacionalidad ni de religión.
  2. No existe la propiedad individual.
  3. La Cofradía no tiene injerencia en la libertad de cada cual.
  4. Si un cofrade abandona la sociedad jamás será perseguido.
  5. No se admiten mujeres.

Aclaro que la segunda ley de la Cofradía se refiere al terreno. La isla era de todos y nadie podía reclamar para sí un pedazo.

También cabe destacar que gran parte del conocimiento de las costumbres e historia de los piratas ha llegado a través de uno de ellos, culto y con vocación de escritor, Alexandre Olivier Exquemelin, que fue cofrade en la Isla de la Tortuga y escribió el libro Bucaneros de América (editado en castellano).

Otro tipo de piratas eran los filibusteros. Eran piratas al "estilo clásico", es decir, saqueaban para su propio beneficio. Las características que los hacían diferentes es que actuaban en el Mar de las Antillas y nunca salían a alta mar, bordeaban el litoral, atacaban las ciudades costeras y hacían contrabando. Durante el siglo XVII tenían su "centro de refugio y operaciones" situado en Belice. Su filosofía de vida era: "Contamos con el día en que vivimos y nunca con el que habremos de vivir". El botín que conseguían lo gastaban rápidamente para volver al pillaje.

Y ahora, más curiosidades. Si os preguntara cuál fue el pirata más grande de todos los tiempos, ¿qué diríais? Con "el más grande" me quiero referir no al más famoso, no al más conocido, sino al más efectivo. Pues bien, la respuesta es... el pirata Roberts.

Bartholomew Roberts, que, viajando en un barco de esclavos, fue capturado por un barco pirata y obligado a enrolarse en la tripulación con 37 años. Que, tras la muerte del capitán del barco pirata, fue elegido democráticamente como nuevo capitán. Que durante su carrera pirata, 4 años, capturó 456 navíos.

Roberts, más conocido como Black Bart, era un hombre de buenos modales, que vestía con elegancia, era abstemio, hacía que dieran misa los domingos a bordo del barco y tenía contratada una orquesta de músicos.

Era común que los capitanes piratas establecieran un código de conducta a bordo, para que todo el mundo estuviera al tanto de sus obligaciones y de sus derechos. El de Roberts tenía 11 puntos:

I. Todo hombre tiene voto en los asuntos del momento, tiene igual derecho a provisiones frescas o licores fuertes en cualquier instante tras su confiscación y pueden hacer uso de ellos a placer, excepto que la escasez haga necesario, por el bien de todos, su racionamiento.

Una de las dos banderas pirata que utilizaba Roberts.

II. Todo hombre será llamado equitativamente por turnos, según la lista, al reparto del botín (sobre y por encima su propia participación), se le permitirá cambiarse de ropa para la ocasión pero, si alguno defrauda a la compañía por valor de un dólar de plata, joyas o dinero, será abandonado a su suerte en el mar como castigo. Si el robo fuese entre miembros de la tripulación, esta se contentará con cortar las orejas y la nariz al culpable y lo desembarcará en tierra, no en lugar deshabitado pero sí en algún sitio donde se de por sentado que encontrará adversidades.
III. Nadie jugará a las cartas o dados por dinero.
IV. Las luces y velas se apagarán a las 8 de la noche; si después de esa hora algún miembro de la tripulación se inclina a seguir bebiendo, puede hacerlo sobre cubierta. (Nota: Así se evitaba el ser avistado en los ataques nocturnos, ser atacado o incendios.)
V. Mantener sus armas, pistolas y sables limpios y listos para el servicio.
VI. No se permiten niños ni mujeres. Si cualquier hombre fuera encontrado seduciendo a cualquiera del sexo opuesto, y la llevase al mar disfrazada, sufrirá la muerte.
VII. En batalla la deserción del barco o sus camarotes será castigada con la muerte o al abandono a su suerte en el mar.
VIII. No se permiten las peleas a bordo, pero las disputas de cualquier hombre se resolverán en tierra, a espada y pistolas.

La otra bandera que utilizaba. ABH y AMH (A Barbadian's Head y A Martinican's Head) simboliza que cada una de las calaveras son de habitantes de Barbados y de Martinica, queriendo decir que la muerte les esperaba.

IX. Ningún hombre hablará de dejar su modo de vida hasta que haya aportado 1000 libras. Si, para conseguirlo, perdiera una extremidad o quedara impedido para el servicio, se le darán 800 dólares extraídos del inventario común y por heridas menores, en proporción a su gravedad.
X. El capitán y su segundo recibirán dos partes del botín; el maestre, contramaestre y cañonero una parte y media, y el resto de los oficiales, una parte y un cuarto.
XI. Los músicos tendrán descanso el sábado pero no los otros seis días y noches, a no ser por concesión extraordinaria.
XII. Si un miembro de la tripulación viola a una mujer, será castigado con la muerte o con el abandono a su suerte en el mar.

Bart Roberts murió a los 41 años, por un cañonazo en un ataque de un barco de la marina real inglesa. Sus hombres cumplieron el deseo de que su cuerpo fuera arrojado por la borda.

Comparando, el pirata Barbanegra, mucho más famoso que Black Bart, capturó menos de 30 barcos. A la izquierda, la bandera pirata de Barbanegra.

Anne Bonny, de la que hablábamos hace unas semanas, con Calicó Jack de capitán, ambos capturaron menos de 20 barcos, pequeños en su mayoría.

Como véis, la bandera pirata, llamada Jolly Roger, no es la misma para todos. Cada pirata tenía la suya propia. La que consideramos como arquetipo de la bandera pirata, una calavera sobre dos tibias cruzadas, pertenecía al pirata Edward England. Y no siempre eran de fondo negro. De hecho, las banderas más temidas eran las que tenían el fondo rojo, que significaba: No se perdonará una vida, no se harán preguntas.

Bandera roja de Henry Every. También tenía la "menos mala", la de fondo negro.

Ya, por último, quisiera contar algo con lo que me he topado: la historia del Capitán Misson. Siendo joven, con el permiso de su padre, se enroló en un buque de guerra de la Armada Francesa, donde aprendió el arte de la navegación. En una visita a Roma, conoció al dominico Caraccioli. El clérigo le inculcó a Misson sus ideas socialistas y la influencia de Misson sobre Caraccioli hizo que colgara los hábitos y se enrolara en la tripulación del buque. Tiempo después, en un enfrentamiento con un buque inglés, el capitán francés murió y, animado por Caraccioli, Misson se presentó a capitán. Salió elegido y se declaró el navío como república marítima, bajo una bandera blanca que significaba "Por Dios y por la Libertad".

Pirateaban, pero sólo cogían lo necesario, no hacían saqueos, no mataban, no capturaban y no quemaban los navíos. Los capitanes temporalmente apresados se maravillaban con aquellos raros piratas. Una vez capturaron un barco esclavista y Misson hizo que se liberara a los esclavos y algunos de ellos se enrolaron en la tripulación.

Años después, establecieron una colonia utópica en el norte de Madagascar, Libertatia. Allí conocieron al pirata inglés Thomas Tew, que se unió a la colonia y fue nombrado Almirante de la Flota. Su misión era atacar barcos esclavistas. Tras 25 años de existencia de la colonia, fue atacada por nativos cuando faltaba gran parte de sus habitantes, que estaban en alta mar al mando de Tew. Caraccioli murió y a duras penas pudo escapar Misson. Tew y Misson se repartieron los navíos y el botín que Misson había podido salvar. Misson murió en el naufragio provocado por una tormenta en el Cabo. Tew se retiró, pero fue persuadido para volver a navegar bajo patente de corso. Murió de un disparo cuando atababan un barco, probablemente hindú.

No hay datos de que el Capitán Misson existiera realmente. La única fuente es un libro titulado "Historia general de los robos y asesinatos de los más famosos piratas", escrito por el Capitán Charles Johnson. La cuestión es que el Capitán Charles Johnson no existió y se supone que es un seudónimo de Daniel Defoe. La obra está dividida en dos tomos que habla sobre piratas conocidos. En líneas generales, al primer libro se le considera bastante exacto, aunque daba una visión "amable" de la piratería. En el segundo es donde aparece la biografía de Misson y de otros dos piratas, de los que no se ha probado su existencia real.

Thomas Tew, el Almirante de Libertatia, sí que consta en los documentos de la Marina de Guerra Británica. Misson y, por ende, la colonia, se consideran un mito.


Fuentes: la Wikipedia. Si queréis investigar, aquí os dejo el artículo principal en el que me he basado, Piratería, y del que he ido tirando del hilo, o maroma, en este caso. Las imagenes son de Wikimedia Commons.


15 comentarios:

Tale dijo...

¿Si queréis investigar, dices?

pero a ver!. ¿tú crees que voy a hacer una tesis doctoral sobre los piratas? XDDD

De todas formas, aparte de todos estos piratas del caribe debió haber importantes personajes asiáticos y también en el norte de áfrica.

kisses

carlos martinez dijo...

Gracias guapetona por este admirable trabajo sobre la piratez caribeña. Me ha interesado y sugeriria otro sobre negocios inmobiliarios o choriceo especulativo moderno, de tipo mas práctico.
Y una anecdota.
Hace años vi una receta de pasta a la bucanera, que me pareció defectuosa, por lo que busqué en Internet "bucanera" esperando encontrar recetas. Misteriosamente lo que encontré fueron infinidad de páginas sobre señoritas alegres y ni rastro de cocineo.
Que cosas...

Norma dijo...

La de paraísos que se habrán montado al margen de la sociedad... hasta que se descubrieran... o murieran atacados por algún cancer social (celos, envidia, codicia...)

Eiiiiii!!!!!!!!! Ese arroz con bogavante fue digno de un capitán pirata!!! Lástima no haber podido ir a navegar un rato en los botes del Retiro, con bandera roja o negra, da igual!! A la próxima no perdono.

Besazos!!!

Blackjoker dijo...

Ah del buque! Mi señora le presento mis respetos! Este post es una delicia. A proposito... lo del capitan anti esclavista me huele a que Vazquez Figueroa se copió del invento para su trilogia de Jacaré Jack y la Dama de Plata. De esos hombres nacen tradiciones que aun hoy perduran,modificadas, pero en esencia son lo mismo. Si os decidis a venir a mis naves: Yo personalmente os lo mostraré encantado. Ahora con vuestro permiso me retiro a mi camarote. Salud y buen viento!... O sea Besos a todos. BJ.

Bloggesa dijo...

Tale, jajaja. Vale, entonces nada de tesis doctoral.
Sí que había también tema piratil en Asia, pero es que me estaba quedando ya muy largo el post. Tras la caída de los piratas del Caribe, el área de acción se trasladó al Norte de América y a Asia. La historia de Misson se encuadra en el Índico. Un besote.

Carlos, ese tema da para un par de cafés. ¿Negocio? Lo han hecho, y bien, muy bien, enormemente bien, estupendamente bien. Ahora que no se quejen.
Vaya, vaya, ¡cómo cambian los significados de las palabras con eso de "bucanera"! Aunque no deja de tener su chiste eso de "pasta a la bucanera".
Un abrazo.

Norma, XDDDDD, ¡¡PIRATAS EN EL RETIROOO!! ¡¡Al abordajeeee!! No sé si se tomen bien la interrupción las parejas... Me veo remando hacia el horizonte... ¡a toda leche escapando de recibir remazos en la cocorota!
Me lo estoy imaginando como una escena de esas a cámara rápida de Benny Hill. XDDDDD
Un beso grande.

Blackjoker, no he leído esa trilogía, pero parecen los personajes un trasunto de Calicó Jack y Anne Bonny, aunque ella no tenía nada de Dama de Plata. Un abrazo, capitán. Siempre será bienvenido a esta chalupa.

donde duende??? dijo...

Jajajaja...pues a lo que dice Norma yo no me apunto¡¡¡¡jajajaj...primero porque me dan miedo las barquitas y segundo porque seguro que con las lista de collejas amplia que tengo, pues sois capaces de sustituirlas por palazos¡¡¡jajajjaja...


Besitos y...cronicas yaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡

Norma dijo...

Jejejjejeeje

SoMeZiNg dijo...

impresionada me ha dejado el hecho de que alguien, en cuatro años de piratería, abordara casi 400 barcos. es algo de película!!! y lo del código me ha dejado muerta matá, la verdad. es algo muy curioso el tratamiento hacia las mujeres!!

susana dijo...

nenaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa q ya toiiiiiiiiiiiiii por aquiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

Igrein dijo...

Jajajaja!!! Voy a escribir un libro sobre piratas... lo que habré aprendido contigo de piratas...

Hoy voy a explicar que las peligrosas eran las banderas rojas y me voy a quedar con J. y la peque... jajaja!!!

Un besote!!

Igrein dijo...

Ah! por cierto, me ha encantado el castigo por violar a una mujer... jejeje...

Otro besote!!!

Agnóstico Apático dijo...

me he acordado de un cartel que vimos en el Algarve portugués haciendo referencia a los piratas "moros y españoles" redactado de una forma un tanto despectiva. Otro día podías hacer uno sobre los piratas del estrecho.

Saludos.

Bloggesa dijo...

Duende, nada, nada. Hay que quitarte ese miedo enseguida. Te dejamos en una barquita y nosotras vamos a hacer casting de bogavantes. ¿Hace?
Del bloguellón no tengo fotos, una lástima, el arrocito, el vinito, los postres (esos bomboncillos helados)... ¡Ñam!

Norma, para la próxima tenemos que hacer de Duende un "lobo del Retiro".

Somezing, con respecto a las mujeres, aún no sé qué pensar: si era misoginia o todo lo contrario. Me ha dicho un pajarito que has tenido visita este fin de semana... ¡Cuenta, bandida!

Susana, ¡otra bandida! Holaaaaaaaaaaaaaaaaa. ¿Cómo va esa conexión a internete? ¿Cómo te lo has pasado este fin de semana, bribona? Ay, ay, esta muchacha... Un beso, preciosa.

Igrein, ¿y qué me dices de los diseños de las banderas? A cual más raro. Jolín, que estoy pensando en pintarme un par de camisetas "piratas" de fondo rojo. Un besote.

Agnóstico Apático, piratas del estrecho... Buena idea. A ver si encuentro algo. Desde la Antigüedad, el estrecho ha dado refugio a muchas historias... Un abrazo.

Mad Hatter dijo...

Déjate de piratas, "Bloggesa", y cuéntanos con pelos y señales el encuentro bloguero del otro día en Madrid, es una pena que no pudiera ir, pero me pitaron los oídos, espero que no hablarais mal de uno ¿Eh?
Un abrazo.

Bloggesa dijo...

Jeje, no hablamos mal de ti. Dicen que si te pita el oído derecho es que están hablando bien de ti. Misión cumplida. Un beso.