domingo, 12 de octubre de 2008

Misterios en el mar


Esta noticia apareció en el New York Times el 26 de Febrero de 1873. Si leéis la noticia con atención, veréis las incongruencias: podían haber sido asesinados o desembarcaron en alguna isla, el casco estaba intacto pero se podría haber producido un choque, unos piratas podrían haber robado la carga, pero ésta ha sido reclamada, con lo que aún se encontraba a bordo...

La historia del Mary Celeste es ésta. No le falta ni un dato, porque no existe dato alguno.

El barco se construyó en Nueva Escocia (Canadá) y fue botado en 1861. Por entonces, fue llamado Amazon. El capitán que lo iba a comandar nunca llegó a hacerlo, murió ahogado. El segundo, murió en el primer viaje.

El 5 de noviembre de 1872, nuestro barco, ya bautizado como Mary Celeste, zarpó de Nueva York con un cargamento de 1.701 barriles de alcohol industrial rumbo a Génova. A bordo, la tripulación era de 7 hombres, el capitán Benjamin Briggs, su mujer y su hija de dos años. Hasta aquí todo normal.

Pintura del Amazon entrando en Marsella. Imagen de Wikimedia Commons.

Un mes después, el Mary Celeste fue avistado cerca de las islas Azores por la tripulación del Dei Gratia, cuyo capitán Morehouse, dió la orden de acercarse y pudieron ver el nombre. Todos los del Dei Gratia observaron que no había nadie a bordo, que algo raro pasaba.

El Mary Celeste fue abordado y reconocido de cubierta a bodega, por si sus tripulantes se encontraban en apuros, o enfermos, pero nadie fue encontrado. No faltaba la carga, la ropa estaba colocada en los cajones, no había signos evidentes de lucha. Eso sí, faltaba el bote salvavidas, el sextante, el cronómetro y el cuaderno de bitácora. En el diario de navegación, que sí estaba en el barco, la última anotación era del 24 de noviembre, que reflejaba que el mar había estado revuelto. Nada más.

Y como la imaginación es libre, y hay historias que dan para mucha imaginación, el Mary Celeste se convirtió en el barco fantasma más conocido, su historia reinventada y recontada, añadiendo cuales elementos pudieran resultar más inquietantes. No ayudó mucho que la primera historia corta que escribió Arthur Conan Doyle, famoso por sus novelas de Sherlock Holmes, estuviera ligeramente basada en el suceso con el Mary Celeste, fuera publicada en un periódico, se diera por cierta y enredara más el asunto (tazas aún tibias...).

El capitán Morehouse ordenó que el barco fuera llevado a Gibraltar y se inició allí una investigación. No se sacó nada en claro, había demasiados interrogantes. El caso se cerró y los pasajeros y tripulación del Mary Celeste nunca apareció.

Se habló de piratas, pero había objetos de valor en los camarotes. Se habló de que la tripulación se emborrachó y mató al capitán y a su familia, pero el alcohol era de uso industrial y mortal. Se habló de una fuerte tormenta que podría haber arrastrado a los de cubierta, pero no se hallaron los destrozos propios de esa circunstancia y, aún así, no hubiera arrastrado a la gente que se hallaba en los camarotes. Se habló de sangre en cubierta, que al final resultó ser óxido. Se habló de que el capitán Morehouse del Dei Gratia podría haber estado en connivencia con el capitán Briggs para cobrar el rescate del barco, pero no se demostró nada. Se habló del ataque de un calamar gigante... Por hablar, que no quede.

La solución más plausible que se barajó es que el barco fuera voluntariamente abandonado por culpa del cargamento, alcohol muy inflamable, que pudo provocar un pequeño fuego, con lo que el capitán pudiera haber ordenado el desembarco y alejarse en el bote salvavidas.

En mayo de ese año, 1873, llegaron a las costas de Asturias dos botes, uno con un cadáver y una bandera americana y otro con cinco cadáveres, pero nunca se investigó a qué barco pertenecían.

Lo que sí es claro como sol de primavera es que el Mary Celeste se convirtió en el modelo de barco fantasma, a la deriva, sin tripulación, navegando por los mares.

Sin embargo, el Mary Celeste no acabó sus días siendo un barco fantasma, aunque sí un barco maldito. En 1884 fue comprado por el capitán Gilman C. Parker, que lo cargó en Boston con rumbo a Haití. Las intenciones del capitán Parker no fueron otras que dar el pelotazo, porque aseguró el barco y la carga por mucho más dinero del que valía. Al parecer, hizo encallar el barco en la costa de Haití, descargó lo valioso, incendió el barco e intentó cobrar el seguro. Pero se descubrió todo el montaje. Algunas fuentes hablan de que se libró de la horca por un defecto de forma en el juicio, otras dicen que se libró por muerte repentina. Tenía dos compinches el capitán: uno se suició y otro murió enajenado en un manicomio. Más leyenda oscura para el Mary Celeste, cuyos restos fueron "descubiertos" en 2001.


Siempre supuse que el Mary Celeste era una invención, porque leí hace ya tiempo un relato de género fantástico sobre él. ¡Cuál fue mi sorpresa al descubrir, hace años, que había existido de verdad!

Para el artículo, he utilizado las Wikipedias en castellano, francés e inglés. También tres páginas (1, 2 y 3), donde lo cuentan mejor que yo. En las dos primeras dan dos explicaciones plausibles, desde el punto de vista náutico, de lo que pudo suceder.

El "recorte de periódico" del principio es una traducción de un verdadero artículo. Al haberlo traducido yo y tener un nivel de inglés que roza el 0, puede tener bastantes fallos, aunque el cuerpo creo que está bien reflejado. Si pincháis, enlaza con el original en inglés.


18 comentarios:

Mad Hatter dijo...

Resulta curioso lo que nos atraen las historias marineras a los que somos de tierra adentro.
No te pases con el ron,... ni con el marisco, aunque con esta jodía crisis el asunto está complicado.

Bloggesa dijo...

Mad Hatter, jeje, sí tienes razón. Supongo que, en cierto sentido, "echamos" de menos el mar.
Y yo, harta (es un decir) del paisaje manchego, una vez me contaron que pocos atardeceres había más bonitos que en La Mancha. Desde entonces les presto atención y tienen razón. Hace poco hubo dos días con un atardecer increíble. En el cielo, entre el azul del anochecer y el rojo intenso del sol, sin una nube, había un arco iris casi completo. Sólo faltaba el violeta.
Mmmm, ¡marisco! Me daré a los mejillones al vapor, que son baratos y siempre resultan un acierto.
¿Crisis? Yo ya creo que debería llamarse "la put. avaricia" (de los que más tienen, claro).
Un abrazo.

Ana dijo...

Barcos fantasma..Me pareció curiosa la historia del Mary Celeste, aunque no conozco de ningún caso así que se haya repetido en la actualidad..me refiero a que tenemos leyendas de barcos fantasma antiguos, pero ningún barco fantasma moderno. Eso sí que daría más yuyu aún, porque en apariencia en nuestros tiempos todo está mejor controlado.
Un abrazo

Bloggesa dijo...

Ana, sí que los hay, y parece que alguno es de bastante yuyu. Extraigo de la Wikipedia: "En agosto de 2006, el Bel Amica fue descubierto junto a la costa de Cerdeña. La tripulación de la guardia costera que lo descubrió halló comidas a medias, artefactos egipcios, mapas franceses de los mares del norte de África y una bandera de Luxemburgo a bordo. La edad del barco, mapas, bandera y demás detalles no se han revelado. Este tipo de goleta, parecido a las de finales del siglo XIX, nunca ha sido registrado en Italia bajo ese nombre o alguno otro, de acuerdo con fuentes del país. El barco ha sido comparado con el Mary Celeste por su apariencia."
Otra historia es la del catamarán Kaz II.
Como dices todo está mejor controlado, pero el barco. La gente, no tanto.

Un besazo.

joker dijo...

¡Qué lindo! ¡Un nuevo artículo en bloggesalandia!

Beresos, wapa.

Bloggesa dijo...

Ejem, ejem.
Veo que te ha maravillado tanto el post que te ha dejado sin palabras...
¿O habrá sido mi belleza natural? ;P

Susana dijo...

bueno no tengo duda de que tu belleza natural tiene a joker babeando jajajaja pero bueno, a parte de eso, YA ERA HORAAAAAAAAAAAA que pasa que te pierdes y te tiras dias sin escribir? ummm eso no se hace oiga jajajaja me han gustado los misterios marinos jejeje al leerlo me acordé de el cangrejo sebastian, cantando bajooooooo el marrrrrrrrrrr bajo el marrrrrrrr

Bloggesa dijo...

Su, pues sí, que soy un poco vaga. También he tenido poco tiempo, pero cuando tenía no encontraba la historia adecuada, no me cuadraba ninguna.

Por cierto, ¿te parece serio? Yo aquí contando una historia de un barco fantasma, con sus misterios, sus cosas y eso. Y tú, cual sirenita dicharachera y jovial, cantando con un cangrejo parlanchín... (... no he visto esa peli, ¿es grave, doctora?)

Un beso enorme. Qué bien leerte.

donde duende??? dijo...

Jajajajaj...es una metafora de tu ausencia blogeril???claro¡¡¡¡litros de alcohol en cantidades industriales, pues pogica esa ausencia¡¡¡¡jajajajaja....

Besos

juan rafael dijo...

¿A quién no le gustaría librarse de la horca por una muerte repentina? Hasta a los mismísimos fantasmas!

Bloggesa dijo...

Duende, hermoso, lo que me ha costado descifrar esa "pogica". ¡¡Abuelo!! Lógica.
Pues no es una metáfora de mi ausencia blogueril, aunque mis tintitos de verano me he echao al cuerpo. Jeje, ahora mejor calditos, sopitas, y esas cosas... Un beso, vacacionero.

Juan Rafael, sí, la verdad es que estuvo atinado. Eso de la horca no tenía que ser un plato de gusto.
Un abrazo.

somezing dijo...

ayyyyy qeu ya sé lo que te voy a regalar cuando te vea!!! porque volveré, que lo sepas, que me he quedado con las ganas de ver un corto y no hablo de ninguna persona! Te voy a regalar... taratatachannnnnnn, (platillos) te voy a regalarrrrrrr, un sombrero pirata!!!!!!!! plas, plas, plas, plas


no, no, en serio, muy chula la entrada. Por cierto, con respecto a los atardeceres manchegos... ¡cuánta razón tienes!!

Blackjoker dijo...

Ayoo! Ah del Blog!!! Por desgracia muchos son los barcos en que cunde el pánico durante algun incidente (pequeño incendio, via de agua,etc. ) Y la gente huye del barco si tener en cuenta que TODOS los protocolos de Salvamento Marítimo indican que hasta que el barco no este 100% condenado no se abandona por ofrecer mejor refugio que una lancha salvavidas. Siempre que hablo del tema me acuerdo de un ejemplo que me mostraron en mis clases de Seguridad y supervivencia en la Mar. Sobretodo lo que conlleva que un capitán decida el abandono de buque: Bloggesa te puedo "Okupar" los comentarios un segundo para explicarlo? Dame tu permiso y me "enrollaré"... en caso contrario te lo puedo mandar por e-mail y tienes material para un post. Como Comodora de la Real Marina Blogesférica estoy a las ordenes de vuesencia. Besos a todos.BJ.

Bloggesa dijo...

Somezing, ¡¡¡sí, sí, sí!!! Un sombrero para mí. Me encanta. Jeje, eres un sol.

Blackjoker, permiso para subir a bordo concedido (espero utilizar bien la jerga) todos los segundos que quieras. Jeje, ya te echaba de menos, porque sabía que podías dar luz al post. Estás en tu blog; sin problemas. Un beso.

Blackjoker dijo...

A las ordenes de vuecencia, Comodora!
Intentaré ser breve, este caso es real y sucedió a finales de los años 80, aunque en mi memoria solo hay lo más "duro" del relato y no recuerdo mucho sobre dónde ocurrió, ni ningún nombre de los implicados:

Una familia compuesta por: padres, hijo adolescente y niña pequeña están disfrutando de un día en alta mar. Están a bordo de un velero de veintisiete metros de eslora (Longitud del barco). A pesar de tener experiencia en navegar, el padre no se percata de la llegada de una tormenta.
Cuando esta se cierne encima de ellos, el cabeza de familia decide correr el temporal (Significa dejarlo por popa e intentar dejarlo atrás).
Por ello, deja el máximo de velamen izado. Hecho que provoca que en poco tiempo el velero tome una gran velocidad, haciéndolo ingobernable; Hasta que el mástil debido a la fuerza del viento se parte como un junco seco. En su caída, arrasa la cubierta y parte de la misma queda dañada, incluidos los cristales del puente.
El agua de mar junto la lluvia torrencial empieza ha entrar en el interior del velero, que debido al traslado del centro de gravedad, toma escoras (inclinaciones laterales) muy pronunciadas.
Ante tal panorama, el padre valora que es mejor abandonar el velero y esperar ayuda en la balsa salvavidas. Así que le dice a su hijo que le ayude ha lanzarla al agua para activarla y que se hinche.
Cuando la balsa esta lista, la madre coge a la niña y la sube, en ese momento el velero se mueve bruscamente y el hijo mayor cae al mar.
El padre obliga a su mujer a subir en la balsa y corta la línea de vida (cabo que une la balsa salvavidas al barco principal) y le dice a su mujer que enseguida vuelve con su hijo.El hombre se lanza al mar e intenta nadar lo mejor que puede. En pocos segundos, la mujer deja de ver a su marido.
Horas después, quizás un día incluso,la balsa es localizada por un barco mercante ruso. Gracias a la radio baliza de la balsa, han podido buscarles con precisión.
El capitán decide que no se fía de usar la lancha auxiliar, por haber mar de fondo causado por la tormenta que ya ha amainado y por que bajar la embarcación auxiliar, es una operación muy lenta. Al fin decide que es mejor ir rápido, porque la mujer en su intento de llamar la atención, se esta moviendo demasiado y podría caer al mar. Prefiere arriesgarse a poner el barco lo más cerca que pueda de la balsa.
La experiencia de la tripulación, resuelve la complicada maniobra y logran que la mujer alcance una sirga (cabo con un peso en un extremo para lanzarla lejos con precisión.) Para ahorrar tiempo se asigna a un marinero que baje amarrado con un arnés a por las dos náufragas.
Lamentablemente, el hombre se apena por la niña y en lugar de abrazarla y subir al buque, decide usar su propio arnés para izarla.
Este error provoca la caída de la niña desde cierta altura por llevar un sistema de cinco tallas más grande que su cuerpo. En el momento de caer el marinero intenta recuperarla, pero una ola lo golpea fuertemente contra el casco del barco y ambos, desaparecen en el agua turbulenta.
Un segundo marinero, recupera a la desesperada madre, que por suerte apenas tiene fuerzas para ir tras su hija y la hace recapacitar para izarla, esta vez, el hombre no se quita el arnés.
Pero lo más duro cuando oyes esta historia en una clase de Seguridad y Supervivencia en la Mar, no es todo esto. El golpe desgarrador es cuando el profesor te explica, que de regreso a la ruta planeada del barco ruso, este se cruza con el velero dos días después de haber rescatado a la madre.
Por lo que vieron la tripulación, el mástil acabo separándose del casco y este aguanto toda la tormenta con apenas un par de palmos de agua en el interior.
Si no se hubieran asustado (que no es para menos) y confiado en la resistencia del barco, tal vez nadie hubiese muerto aquel día.
Obviamente, no solo hay el error del padre, los demás aportaron su granito de arena, para que ocurriera la tragedia.

Siento haberme alargado en un tema tan truculento, creo que en lugar de aportar luz he embarrado un post que si bien tiene su miga, era casi romántico por lo de la leyenda. En fin, ahora puedo decir que si: Bloggesa dominas bien la jerga. A sus ordenes!

Besos a todos.BJ.

P.D.: Sorry por el "Rollo".;-D

Bloggesa dijo...

Capitán, nada de rollo. Pedazo de ejemplo, no por la extensión, sino por el contenido. Una sucesión de actos desafortunados que llevaron a la muerte a 4 personas. Terrible.

El futuro bloguero dijo...

Se nos complicó terriblemente el fin de semana.

Lástima no poder vernos aunque hubiera sido para esa cervecita del domingo.

La próxima no se nos escapa. Besos y abrazos.

:( Lo siento.

Bloggesa dijo...

Hay un dicho que me gusta mucho y que dice: "Hay más días que botellines".
No te preocupes lo más mínimo: la próxima, más y mejor.

Un beso.