lunes, 3 de marzo de 2008

Cuando los dioses quieren castigarnos...

Por ser la más importante, Apolo dijo que le concedería un gran deseo.

La Sibila cogió un puñado de arena entre sus manos y pidió vivir tantos años como partículas de tierra había en sus manos. Vivió 9 vidas humanas de 110 años. Pero olvidó pedir la eterna juventud.

Cuentan que, al final, tan pequeña y consumida estaba, que sólo fue voz.

Cuando los dioses quieren castigarnos, atienden nuestras plegarias. (Karen Blixen en "Memorias de África".)

Las Sibilas eran mujeres con el don, inspirado por el dios Apolo, de la profecía. Ninguna, salvo la primera, se llamaba Sibila de nombre de pila. Pero todas adoptaban el nombre, asociado a la adivinación. Una de las más importantes en la mitología romana fue la Sibila de Cumas (ciudad de la costa de Campania en Italia), la que formuló el deseo a Apolo, que fue escrupulosamente atendido por el dios.

Cuentan también que fue la Sibila de Cumas (tal vez la misma), siendo ya muy anciana, la que le ofreció nueve libros proféticos al séptimo y último rey de Roma (siglo VI antes de Cristo), Lucio Tarquinio el Soberbio, por un precio desorbitado. El rey se negó, pensando que podía negociar el precio, y la sibila quemó tres libros. Luego, le volvió a ofrecer los libros, los seis restantes, por la misma cantidad de dinero, a lo que el rey contestó que si no lo iba a pagar por nueve, aún menos por seis. La sibila quemó otros tres libros y los tres que quedaban se los volvió a ofrecer al rey por el mismo precio, quien, ante el temor de perderlos, pagó el precio que la sibila pedía. Estos libros, llamados Libros Sibilinos, fueron guardados en el templo de Júpiter Capitolino y eran consultados en muy contadas ocasiones. Estaban escritos en griego, en hojas de palmera. Pero, ¡ay! los libros fueron destruidos en un incendio en el año 83 a. C. Posteriormente, se reunieron unos nuevos Libros Sibilinos, formados por antiguas profecías de las Sibilas recogidas de todos los lugares donde hubo alguna. Luego, en el siglo V d. C. fueron quemados definitivamente por los cristianos.

En otro orden de cosas, existe actualmente un drama litúrgico, llamado El Canto de la Sibila, que se interpreta la noche de Navidad, principalmente en Mallorca y en la ciudad italiana de Alguero (en el noroeste de la isla de Cerdeña). Se empezó a representar durante la Edad Media en diversas ciudades (Barcelona, Gerona, Vic, Tarragona y Montpellier, así como en poblaciones castellanas) en catalán, latín, castellano y provenzal. Debido a las prohibiciones del Concilio de Trento, muchas de las ciudades abandonaron su representación.

Si en el año 2000 hubo gente que se pensaba que iba a ser el fin del mundo, imagináos lo que podían pensar las personas que vivían antes del año 1000. En este contexto, el temor al Juicio Final y a la posible llegada de Satán, se fraguó este drama. Es llamado Canto de la Sibila porque en uno de sus versos aparece lo siguiente: Dies iræ, dies illa, solvet sæclum in favilla: Teste David cum Sibylla” (¡Día de ira! ¡Aquel día! Los tiempos se desvanecen en ceniza, según el testimonio de David y la Sibila).

La inclusión de un personaje pagano dentro de la tradición cristiana se debió, al parecer, por la manipulación que se hizo de los tres libros sibilinos. Como he dicho antes, se consultaban en ocasiones especiales durante el período romano: los sacerdotes del templo capitolino extraían un acróstico de unos versos elegidos al azar, que era la respuesta al problema planteado al libro de la Sibila. Hubo manipulaciones para hacer que este oráculo tan prestigioso refrendara con sus profecías a los profetas judíos. La frase más famosa de estas profecías, sacada supuestamente de algún acróstico de alguno de los Libros Sibilinos, es en latín: “Iudicii signum: tellus sudore madescet” (La señal del Juicio: la Tierra se empapará de sudor), que siglos después constituirán el refrán del Canto de la Sibila. En catalán, este refrán es el siguiente: "La jorn del Judici parra el qui haurà fet servici." (El día del Juicio se verá quien ha hecho servicio.)


Fuentes: La Wikipedia, enlazada en el texto. Para el Canto de la Sibila, he leído un ensayo muy completo de María del Carmen Gómez para la revista Golberg. Os lo recomiendo de verdad, que lo que yo he puesto son cuatro palabras ridículas de un interesantísimo análisis de la época y la evolución de esta tradición oral, que fue declarada Bien Inmaterial de Interés Cultural por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en 2004.

En la Wikipedia, por cierto, aparece el Canto de la Sibila en la versión catalana. No sé si está completo o es sólo un trozo. Se puede leer el estilo agorero y fatalista del canto al describir el día del Juicio Final.

Las fotos pertenecen a Wikimedia Commons. La primera es la imagen de la Sibila cumana pintada por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina; la segunda corresponde a la entrada de la cueva de Cumas.


17 comentarios:

donde duende??? dijo...

Joe¡¡¡anda que la tia no era lista ni nada¡¡¡es el mejor ejemplo de oferta y demanda que he leido gmas¡¡¡a menos oferta, mayor precio unitario¡¡¡si señor¡¡¡jajajjaja...

Besos demandados y ofertados¡¡¡

SOMEZING dijo...

estos dotes de economia y mercado le serviran bien al duendecillo cuando tenga que negociar. Mire, le hare una oferta que no podrá rechazar porque si lo hace, le quemo tres de los nueve coches que guarda en su garaje...

Bloggesa dijo...

¡Ay, Duende! Si es que los antiguos, en algunas cosas, eran muy listos. Lo que yo no comprendo es que como el rey, sabiendo que la Sibila tenía conexión directa con Apolo, no le compró sin rechistar los 9 libros. Para mí que hizo un poco el cenutrio. Tienes razón, es una buena lección de economía... Veo tus besos y colapso el mercado con 1000 más. XDDDD

Somezing, el Duende lo que tiene es mucha labia, no le haría falta ni enseñar el mechero... Con una miradita de esas que tiene de mediolao, hipnotiza al más pintao. Jajajaja. Un besote, guapa.

Igrein dijo...

Claro, hizo el cenutrio porque era un hombre... pobrecito...
Mira como son hoy en día y han pasado centenares de años... pues imagínatelos entonces... jajaja!!! Es brooooomaaaa... jajajaja!!!!

Ahora, a mi me quema los 3 primero y los compro sin abrir la boca. Que si quema 3 los puede quemar todos!!!

Besotes!!!

Bloggesa dijo...

Igrein, yo también los hubiera comprado sin rechistar. Un abrazo, guapa.

Para todos los que leáis esto: ¿Qué deseo hubiérais pedido a Apolo? Sólo uno.

susana dijo...

espera q voy a por un extintor, tiene q salirte humo después de esto...

susana dijo...

uy un deseo...quiero paz para mi casa y mi familia, quiero buen rollito pa lo q queda de via...

Bloggesa dijo...

Susana, pensaba intentar darle la vuelta a los deseos, pero, mujer, me desarmas a la primera de cambio. Un beso, guapa.

El futuro bloguero dijo...

Los autenticos orígenes de la Pitonisa Lola... impresionante.

Voy a pedirle a Apolo que te quite los moquillos a ti y le de mucho buen rollito a nuestra querida Susana.

(Y un poco de suerte para mis futuros exámenes)

Bloggesa dijo...

Futuro bloguero, no diría yo tanto. Las sibilas tenían más porcentaje de aciertos. De hecho, se decía que la predicción no se equivocaba, sino que era un error de interpretación.
Tu petición a Apolo con respecto a mi resfriado se va cumpliendo, poco a poco, pero dalo por hecho. A nuestra pequeña Su seguro que la vida le depara cosas muy buenas, no puede ser de otra forma.
Y a ti toneladas de suerte y de codos, que ya verás como lo consigues. Un besazo y, como ya te dije, mucho ánimo.

donde duende??? dijo...

Un deseo??joe solo uno??Pues yo pediria que me consediese unos cuantos mas de deseos¡¡¡jejeje... asi tengo un deseo para mis amigos, otro para mi, otro para mi familia y otro para el mundo¡¡¡jejejejje...

Igrein, nosotros seremos unso cenutrios, pero ustedes sois unas brujas¡¡¡¡jajajaj...creo que me voy a ganar dos collejas que van a apagar las dos velas negras¡¡¡jajajaj...

Besitos acollejados

susana dijo...

pequeña su? jejejeje me parece q estamos hablando de otra persona, oiga q soy más grande q usted, señorita, le saco una cabeza jajaja y algún grosor más...yo tb te quiero enana jejejeje

juan rafael dijo...

Hmmmm...yo lo único que sé y que me enseñaron es que hay que cuidarse muy bien de las mujeres sibilinas.

Bloggesa dijo...

Duende, te la has cargado. No te has ganado 2 collejas, sino un saco entero. Ya verás, ya...

Susana, le recuerdo, pequeña saltamontes, que soy mayor que usted, aunque sea más canijilla. XDDDD
Ídem ;*

Juan Rafael:
R. A. E:
sibilino, na. (Del lat. sibyllīnus).
1. adj. Perteneciente o relativo a la sibila.
2. adj. Misterioso, oscuro con apariencia de importante.

sibila. (Del lat. sibylla, y este del gr. σίβυλλα).
1. f. Mujer sabia a quien los antiguos atribuyeron espíritu profético.


Mujer sibilina: mujer sabia, misteriosa con apariencia de importante.
No se cuide de nosotras, abandónese en nuestros brazos. XDDDD
Un beso.

Tale dijo...

La tal Sibilia de Cumas conocía bien la ley de la oferta y la demanda. Vaya especuladora estaba hecha la lagarta esa!. Quemando los libros para disparar el precio en el mercado!.

La verdad es que no conocía nada de esta historia encantadora y el refrán del final no lo había oído en mi vida.

Si es que nunca te acostarás, sin leer de bloggesa una cosa más.

Besotes

Bloggesa dijo...

Tale, ¿cómo que lagarta? Encima de que le da la oportunidad de tener 9 libros de predicciones avaladas por el mismísimo Apolo y el atontao dice que no. Pero, ¿cómo se le ocurre? Un artículo de lujo, sólo para él, único en el mundo. Todo por regatear.
Si no sabías nada de la "Canción de Sibila" te recomiendo el ensayo, es muy interesante y allí en Barcelona tendréis la oportunidad de disfrutarlo. Debe ser algo único.
Besotes también para ti, guapetón.

Anónimo dijo...

hi, new to the site, thanks.