jueves, 19 de abril de 2007

Fuente de horror

Hace algunas semanas oí en la radio una historia que era llamada "Los niños de Hitler". Presté atención y esto escuché:



Durante la Segunda Guerra Mundial, Himmler (comandante en jefe de la SS) ideó un plan para que la raza aria se extendiera por Europa. El plan, llamado Lebensborn (fuente de vida), consistía en "reclutar" mujeres solteras arias que eran fecundadas por soldados y altos cargos arios de la SS. Las mujeres vivían en clínicas donde recibían adoctrinamiento nazi y eran "visitadas" por estos oficiales. Los niños eran fruto de relaciones de una noche o de cortas aventuras, porque muchos de los hombres eran casados y tenían sus propias familias. El plan de Himmler es que tuvieran, al menos, unos 4 hijos más con estas mujeres, aparte de los propios. Los niños resultantes eran dados en adopción a familias nazis si la madre biológica no era afín al nazismo. A los pequeños se les ocultaba su verdadero origen. En el caso de que se lo quedara la madre, se falsificaba la partida de nacimiento y se le contaba que su padre había muerto heróicamente en tal o cual batalla. A los que fueron adoptados, se les ocultaba su origen. Se calcula que entre 6.000 y 8.000 niños nacieron en esas circunstancias. Además de en Alemania, también pusieron estas clínicas en otros países del norte de Europa, en países escandinavos, aunque el "programa" operó principalmente en Alemania. Tengo que apuntar que era secreto, tanto que aún hoy hay gente que no sabe que proviene de ese programa. De hecho, le ocurrió a la cantante de ABBA (Anni-Frid Lyngstad), que se enteró de la historia ya adulta, en 1977, a través de una revista que había inventigado su origen.


En Noruega, terminada la guerra, estos niños fueron considerados como retrasados y discapacitados, fueron recluidos en instituciones psiquiátricas sin mayores explicaciones, discriminados y maltratados.



Pero también existe otra "vertiente" de Lebensborn. En Polonia, Checoslovaquia y Francia fueron secuestrados cientos de miles de niños (se calcula que unos 250.000) con rasgos arios. Se les sometía a pruebas y los más "aptos" eran entregados a familias nazis, con el cuento de que eran huérfanos de soldados muertos en el campo de batalla. A los niños que no "superaban" las pruebas de pureza aira, se les enviaba a campos de concentración y, luego, a campos de exterminio.



Sólo 25.000 niños fueron devueltos a sus familias al terminar la guerra. De los que no volvieron, muchos no sabían (o saben) sus verdaderos orígenes. La mayoría los han descubierto de adultos.


Fuentes: la principal fue escucharlo en RNE Radio 1 hace pocas semanas, pero no me acuerdo del nombre de la persona que lo comentó. La historia venía porque los "niños de Hitler" noruegos habían presentado una queja a la Corte Europea de Derechos Humanos por el maltrato recibido en Noruega. He encontrado un artículo que habla del tema aquí. Siento no acordarme de más. Hay otro artículo que trata sobre una reunión en Alemania, hecha a finales de 2006, de "niños" alemanes, para hablar en público, por primera vez, de su horror al saber el origen de su nacimiento. Para el artículo que acabáis de leer, como siempre, la Wikipedia.

5 comentarios:

dijo...

nunca mais

hoje 25 Abril copmemora-se em Portugal o dia da Liberdade - o fim do fascismo

Tale dijo...

Pues yo no conocía esta historia, pero tampoco me sorprende mucho en caso de ser cierta. La cría selectiva es algo que se practica desde hace mucho para elegir y potenciar ciertos rasgos en los animales, así que no es sorprendente que esta gente lo quisiera practicar para obtener unas camadas de muchachotes altos, rubio y con ojos azules.

Seguramente de haber seguido adelante se habrían topado con la ley de los grandes números y la distribución estadística normal, es decir lo mismo que había fuera de su selecto grupo.

De todas formas hay gente que tienen unas iniciativas que dan escalofríos.

Bloggesa dijo...

Yo, antes de oírlo, tampoco tenía ni idea. Es horrible la historia: en la página que enlazaba para este post de la reunión de Alemania era impresionante leer la conmoción que les produjo enterarse de la historia así, ya adultos de más de 60 años.

Tienes razón, da escalofríos.

Tale dijo...

Y por otra parte a esos tampoco se le ocurrió estabular a los zagales para que las walkirias pudieran decirle al marido, "mariano, hoy llegaré tarde, que he de pasar a mejorar la raza..."

parece que siempre se organiza en la misma dirección

Bloggesa dijo...

Sí, siempre en la misma dirección. Si nuestra reproducción fuera como la de los caballitos de mar, otro gallo (o gallina) cantaría.