lunes, 11 de febrero de 2008

El pecado de leer

Entre los años 1545 y 1563 se desarrolló el Concilio de Trento, presidido por tres papas diferentes. Muchas fueron las decisiones que se tomaron en ese Concilio largo e intermitente, pero una de ellas fue la creación del Index Librorum Prohibitorum (Lista de Libros Prohibidos).

La primera edición de esta Lista fue hecha por el papa Pablo IV en 1559. Las posteriores ediciones fueron revisadas y ampliadas por una congregación creada explícitamente para tal labor en 1571, la Sagrada Congregación del Índice. Quienes podían designar los libros prohibidos eran la propia congregación, la Inquisición y el Papa, que tenía que aprobar la lista y podía incluir o excluir a quien quisiera.

Los libros que pertenecían a la lista eran los que se consideraban perniciosos para la fe. Algunos autores estaban vetados con todas sus obras, sin excepción; de otros, sólo se prohibían algunos libros. E incluso se podían vetar capítulos o párrafos o líneas, que debían ser tachados o cortados.

Lo más curioso de éste Índice que es estuvo en vigor hasta 1966, en pleno siglo XX. La última edición, la trigésimo segunda, de la Lista de Libros Prohibidos data de 1948. En ella está la "Enciclopedia o diccionario razonado de las ciencias, las artes y los oficios" de Diderot y d'Alembert, el "Gran diccionario universal del siglo XIX" de Larousse. También, estaban prohibidos todas las obras (opera omnia) de los premios Nobel Anatole France y Maurice Maeterlink, de los filósofos Hobbes, Hume y Proudhon, del sacerdote y escritor español Miguel de Molinos, y del escritor francés Émile Zola.

Otros autores prohibidos en todo o en parte a lo largo de la vida del Índice fueron Honoré de Balzac, Nikos Kazantzakis ("La tentación de Cristo", "Zorba el griego"), Montesquieu, Alejandro Dumas (padre e hijo), Sartre, Daniel Defoe ("Robinson Crusoe"), el marqués de Sade, Stendhal, Casanova, Jonathan Swift ("Los viajes de Gulliver"), Victor Hugo ("Los Miserables", "Nuestra Señora de París"), Kant ("Crítica de la razón pura"), Georges Sand, Descartes, Flaubert ("Madame Bovary"), Francis Bacon, Santa Teresa de Jesús ("Amar y sufrir", "Su vida"), el "Lazarillo de Tormes" y así hasta casi todos los libros y autores que se atrevían a contradecir o criticar a la Iglesia, o que, según ellos, contuvieran errores teológicos o morales, para prevenir la corrupción de los fieles. Supongo que Santa Teresa de Jesús fue tachada de "demasiado vehemente" en su amor a Dios.

Ya ni hablamos de investigadores o científicos, como Galileo, Copérnico y Darwin.

Curioso es que no se incluían a escritores ateos o que tenían una aversión manifiesta a la Iglesia (Marx, Schopenhauer o Nietzsche) porque se prohibían por sí mismos, sin necesidad de figurar en ningún sitio.

También fue prohibido el libro "El matrimonio perfecto" del ginecólogo holandés Theodoor Hendrik van de Velde, publicado en 1926, que defendía el conocimiento de la sensualidad en la vida erótica. Incluso en Suecia, país protestante, fue considerado un libro pornográfico y desaconsejado a los jóvenes hasta bien entrados los años 60.

Como curiosidad, existe el Nouus Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum" de 1632 digitalizado por la Universidad de Sevilla. El enlace os lleva a una página de libros prohibidos en castellano con la letra I. También os dejo el enlace a una transcripción del Index Librorum Prohibitorum de 1559, y al Index Librorum Prohibitorum de 1948, el primero y el último publicado, respectivamente. En la última lista, no aparecen autores que, supongo, fueron "perdonados" y autores que fueron posteriormente "condenados". No olvidemos que la lista estuvo en vigor hasta 1966 y se añadirían nuevos escritores en ese período, aunque no hicieran una nueva edición. También dejo el enlace de un resumen de los autores más conocidos que estuvieron prohibidos, un resumen más amplio del que he puesto yo, de la Fordham University, la Universidad Jesuita de Nueva York.


Las fuentes han sido las Wikipedias española, francesa e inglesa.

Por cierto, que al final de la Wikipedia española pone una serie de reglas que han de observar los fieles y los clérigos, según el Vaticano. Con respecto a los fieles dice esto:

1-Sin causa justa y razonable, no escriban nada los fieles en periódicos, folletos o revistas que de modo manifiesto suelen atacar a la religión católica o las buenas costumbres.

No dice nada de internet o los blogs.


Confirmación: el enlace al Índice digitalizado de la Universidad de Sevilla, NO lleva a la página que yo quiero. Bien, dentro de esa página, poned la 801 en el recuadro "Ir a", donde aparece la página que digo. En la 814, aparece Juan Calvino. En la 816 hay otro ejemplo de libros en castellano prohibidos, en todo o en parte.


25 comentarios:

joker dijo...

Mmm... La Sagrada Congregación del Índice... No se puede negar que en cuestiones de elegir nombres la Iglesia tié un master en marketing, aunque dado su oficio, les pegaría más La Sagrada Congregación del Corazón.

Bloggesa dijo...

También podría ser la Sagrada Congregación del Índice y el Pulgar. Más marketing todavía.

donde duende??? dijo...

Jajajajaja....Joker¡¡¡¡veo que no fuistes a los enlaces que te puse en relacion a lo de Heroes¡¡jejejjeje... y sobre losprohibidos...yo creo que pasan de lso blog porque sino no darian abasto¡¡¡jajajjjaj...


Besos sordos¡¡¡jejejej...caistes y por encima te despertastes del salto que seguramente has dado¡¡¡jejejeje...

Mad Hatter dijo...

¿Sabes si esta lista de libros prohibidos tenía alguna relación con la lista de libros prohibidos de la dictadura de Franco? Es decir, que partieran de esa lista e incluyese los de tipo político que dices que la del Concilio no incluyó.
Si es que no hay nada más peligroso para los poderes que pensar y expresar ideas libres e independientes.

Bloggesa dijo...

Duende, no, creo que Joker leyó uno de los artículos pero el de la entrada no. Los tímpanos ya bien, gracias, gracioso... Eres malvado, y yo una tonta por picar. Besitos, guapo.

Mad Hatter, he estado buscando si había una relación y no encuentro nada en Internet. Supongo que pudieron partir de ahí para ciertos libros y, como dices, fueron añadiendo los que considerasen "oportunos". Hay que también tener en cuenta la censura que se producía sobre los textos nuevos que se escribían, obligando al autor a cambiar o quitar ciertas partes. Política, sexo, religión... en el fondo, los temas eran los mismos que para el Index, aunque restringidos a España y a sus circunstancias.
No, no veo nada.

El Samurai Entiende dijo...

Fortuna de disfrutar el placer de lo prohibido

susana dijo...

pues he aquí una pecadora..que seguirá pecando y ejerciendo su libre albedrio...

Tale dijo...

Pues yo creo que hicieron muy santamente (claro XDD) al crear el Index Librorum Prohibitorum ya que así se consigue tener al mismo tiempo una lista de lecturas recomendadas.

Por cierto, no hace mucho alguien me dijo que mi blog ha caido en una lista automática de lugares prohibidos y que desde entonces no lo puede leer en el trabajo. Me encanta eso.

Respecto a la cuestión de Mad Hatter, creo que no. Ambas listas tenían la misma vocación pero eran distintas. La censura de Franco más que una lista condenatoria era una prohibición penal de editar y poseer sobre todo libros de ideología política y contenido sexual, pero en cambio sí que se podían editar algunos libros del índice de la iglesia.

Un abrazo

Bloggesa dijo...

Samurai, de lo prohibido y de lo intrigante. Mira lo que encontré en la última edición: del autor Francisco de la Madre de Dios, el libro de "Exercito limpio austral contra las manchas del Prado" Ahí es nada. Me encanta este título.

Susana, ¡ooooh! ¡libre albedrío! Pues pequemos, hermana, que ya sabe lo que dice el antiguo refrán: las chicas buenas van al cielo y las malas... a todos sitios.

Tale, tú también eres un pecador... del Prado. XDDDDD
Perdón por el chiste fácil y tontorrón, que me ha salido sin más. Jolín, qué curiosidad tengo con ese joío libro.
Según he leído, en 1966 (curiosamente, cuando se quitó el Index), se levantó la prohibición de editar, pero se "aconsejaba" que los libros pasaran por las manos de censores por si tenían algún "error" o "inexactitud" o eran contrarios a la moral. ¡Huy, qué despiste! Donde dice censores, léase "lectores designados por el Ministerio de Información".

Abrazos a todos.

El futuro bloguero dijo...

Y esto ha existido hasta hace bien poquito. En algunos libros de mi madre o de mis abuelos, que ahora están en mi poder, pone aún "Con censura eclesiástica"...

Incluso en una edición de 1920 aproximadamente, de Un capitán de quince años de Julio Verne viene la inscripción.

Que poder tan terrible....

El Samurai Entiende dijo...

Un título como para utilizarlo en mi próximo LP.

Un abrazo!

El Samurai Entiende dijo...

Uuups

Qué incómodo, equivoqué el link..

AQUÍ vivo yo:

Bloggesa dijo...

Futuro Bloguero, Si es que "Un capitán de quince años" es tan tan ¿amoral?. Y Julio Verne un... ¡novelista, más que novelista! ¡Qué desvergüenza!

Samurai Entendido, no sería un mal título. ¿De qué hablaría la canción que da título al disco?
Si lo desea, puedo borrar esa "jugarreta" del Señor Bloguer.

Peggy dijo...

Bueno tampoco hemos avanzado tanto , actualmente las teorias de darwin son puestas en duda por la jerarquia eclesiastica en base al creacionismo ..es la vida ....

susana dijo...

jejeje pequemos pués...besitos

Bloggesa dijo...

Peggy, sí, eso tan bonito del "diseño inteligente", como ahora lo llaman. Pché, se han podido agarrar a ese clavo ardiendo porque la teoría de Darwin deja alguna laguna. Pero, vamos, que yo fui a un colegio de monjas y me explicaron Darwin con lujo de detalles y la monja de Ciencias no tenía ningún problema de conciencia. Un beso.

Susana, ¡ay pecadorcilla! Besitos para ti también.

A todos, hoy tenía previsto hacer otro post, pero por cuestiones laborales se va a retrasar. Abrazos a todos.

Tale dijo...

Pero bueno!!!

voy a a tener que hablar con tu jefe!!

Hasta aquí podríamos llegar

Bloggesa dijo...

Tale, eres un encanto. No te preocupes, sólo se aplaza. Pensaba poner una historia de amor, por eso de que es San Valentín, pero la pondré más tarde.
Gracias, guapo, un abrazo.

maywarner dijo...

¿Qué hago yo aquí?

Bloggesa dijo...

Maywarner, no lo sé muy bien, pero creo que un visitante equivocó el link a su página y puso el tuyo. Si lo consideras incorrecto, puedo borrarlo sin problemas.

maywarner dijo...

Bueno, no pasa nada, era sólo curiosidad. ;D

Bloggesa dijo...

Así ya te podemos conocer...
Como ves, este blog es cuasi-decente y hay días que hasta sabemos comportarnos (pocos, peros los hay). XDDDDD
Un abrazo, MayWarner.

El Samurai Entiende dijo...

Feliz día 15.

Bloggesa dijo...

Gracias, señor Samurai. A usted feliz fin de semana.
¡Ay! Si los hados me hubieran dejado, el día 13 habría colgado una "bonita" entrada...
La semana que viene será.

Ana dijo...

Si son libros que fomentan la libertad y la capacidad de pensar, normal que a la Iglesia no les gusten y que tengan su lista de libros prohibidos. "Las religiones del Libro" tienen éxito solo si sus fieles tienen fe ciega y no se cuestionan nada. Si ya tienen su Libro, ¿Para qué quieren leer otros? xDD
Un beso