lunes, 21 de mayo de 2007

El capricho de una reina

La Reina lo deseaba, deseaba que la poseyera aquella Bestia. Le confió sus ardores al Arquitecto, que prometió ayudarla. Construyó un artificio para que la unión fuera consumada. Y la Bestia, indiferente antes a los locos anhelos de la reina, fue engañada.

Al tiempo, de la Reina nació el Engendro, y el Rey, queriendo esconder la vergüenza, le encargó al Arquitecto un Edificio del que el Engendro no pudiera salir y donde nadie pudiera verlo. Y cuando el Edificio fue terminado, encerró en él al Engendro, y, consciente el Rey del papel del Arquitecto en el embarazo de la reina, también lo encerró a él y al Hijo de éste, en venganza.

Pero el Arquitecto era un hombre de recursos que al que no le asustaban las adversidades, y, con la cera de las velas que alumbraban los pasillos del Edificio y las plumas que las aves dejaban en las torres, construyó lo que antes nadie había imaginado, alas para desafiar al cielo y a los dioses. Y salieron de la prisión el Arquitecto y el Hijo del Arquitecto con la ayuda del viento y del ingenio.

Y el Hijo del Arquitecto, regocijándose en su libertad, quiso alcanzar la altura de un Sol. Y, aceptando el desafío, al Sol poco le importó deshacer la cera de las alas, poco a poco, despacio. Porque el Sol no teme al tiempo, porque ilumina historias que luego serán leyenda. Y el Hijo del Arquitecto cayó, el cielo se convirtió en agua y el agua en su tumba.


Protagonistas (por orden de aparición):

La Reina: Pasífae.

Su nombre significa "la que brilla para todos", que es uno de los nombres de la Luna. Era hija del dios del Sol, Helios, y de la oceánide Creta (o Perseis), y hermana de Circe, la diosa y hechicera.


La Bestia: Un toro blanco que iba a ser sacrificado a Poseidón, pero el rey no lo hizo. En venganza, Poseidón hizo que la reina se enamorara de él.


El Arquitecto: Dédalo.

Hábil artesano y arquitecto. Es el paradigma del ingeniero sin escrúpulos que no es fiel a nadie. En su vuelo de huida, llegó a Sicilia, que estaba bajo el reinado de Cócalo. Allí construyó un templo a Apolo, donde puso como ofrenda sus alas. Para la reina Pasífae construyó una vaca de madera hueca para aparearse con el toro blanco.


El Engendro: El Minotauro.

Su nombre era Asterión, que sigifica "del cielo estrellado". Criatura con cuerpo de hombre y cabeza de toro, que comía carne humana. Cada año, le eran ofrecidos en sacrificio 14 vírgenes (7 hombres y 7 mujeres). Fue muerto por Teseo, con la ayuda de Ariadna.


El Rey: Minos.

Rey de Creta, hijo de Zeus y Europa. Buscó a Dédalo para matarle y le mataron las hijas del rey de Sicilia, con agua hirviendo. En el Hades, se convirtió en juez de los muertos.


El Edificio: El Laberinto.

Se cree que el palacio de Cnossos sirvió de inspiración a la leyenda del Laberinto. Al ver la planta del palacio, no es difícil imaginarse totalmente perdido en él.


El Hijo del Arquitecto: Ícaro.

Fue advertido por su padre que no volara demasiado alto, porque se derritiría la cera, ni demasiado bajo, porque la espuma del mar podría mojarlas y hacerlas más pesadas, con lo que se precipitaría al mar de todas formas.


Fuentes: Conozco un montón de historias de la Mitología. Para sacar los datos y las fotos, he utilizado la Wikipedia.


7 comentarios:

joker dijo...

Bueno, ya que nadie comenta lo haré yo... ¡qué bien escribes, princesa!

¿El próximo lunes más mitología bloggesiana?

joker
P.S: ¿Me recoges después del curro o después del ensayo, que no menteré mu bien :S?

Bloggesa dijo...

Muchas gracias, príncipe. El próximo lunes ya veremos. Tengo que encontrar una buena historia que sea fácil de resumir, que, en mitología, lo de resumir está algo chungo.

Y te recojo después del ensayo, que os queda poco para el estreno.

Bereso.

joker dijo...

Chachi... pero lo hagas cuando lo hagas, sigue con ese estilo, que ha quedao chulo.

¿Te he dicho ya que el estreno se aplazó? ;);)... que seré bueno e iré... pero una cañeja antes no hace mal a nadie ;););) :P

Talué.

kutxi dijo...

Siempre me encantó la historia de Ícaro. Muy bonito el post.

Bloggesa dijo...

Gracias, kutxi. La historia tiene miguilla... que los antiguos griegos lo hacían todo de enreversado. ¡Cómo les gustaba un poquito lío!

Norma dijo...

Ojalá fuera rica en tiempo y pudiera pasarme horas cada día leyendo todos los blogs interesantes que hay (entre otras mil cosas :) )

Un beso

Bloggesa dijo...

No te preocupes Norma. Aquí estará para cuando tengas un ratito y te apetezca. Y si no tienes ese ratito, seguro que lo aprovechas de buena manera.

Besote.